• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los eternos sobrinos

Agradecimiento, pesar y risas se combinan en los testimonios de los jóvenes que compartieron escenas con Simón Díaz | Foto Archivo

Agradecimiento, pesar y risas se combinan en los testimonios de los jóvenes que compartieron escenas con Simón Díaz | Foto Archivo

Los protagonistas de Contesta por Tío Simón recuerdan sus experiencias al lado del maestro de la tonada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“No sería lo que soy si no fuera por él. Me dejó una enseñanza tan increíble, un folklore de verdad”, son las primeras palabras que Zurima Barba dice desde Nueva York. La modelo fue una de las que protagonizó junto con Chusmita (Virgilio García Tirado), Coquito (Wilmer Machado), Jessica y Dulce María el programa Contesta por Tío Simón, que les habló a los más jóvenes sobre valores, música y tradiciones en la década de los ochenta. “Él siempre me dijo que yo era su favorita, pero no sé. Creo que les dijo lo mismo a todos. Igual yo me lo creí”, rememora en medio de la tristeza. “Se siente como si se me hubiera muerto un papá”.

La dueña de los martes en el espacio que se transmitía a las 5:30 pm por Venezolana de Televisión –entonces un canal del Estado, mas no del gobierno– asegura que el maestro de la tonada le inculcó el ser un mejor ser humano: “Y más de 20 años después sientes que no serías la misma persona. Esto lo digo con todo el corazón”. Recuerda que la última vez que lo vio fue hace más de una década, al final de un concierto en Estados Unidos. “Me reconoció y se le aguaron los ojos. Le di un abrazo y lo primero que me dijo fue: ‘¡No puede ser que eres rubia! ¡Qué es eso!”.

El eterno Coquito define esa etapa como lo más hermoso de su carrera. “Se nos va un genio de la cultura mundial. El artista más grande que tiene Venezuela. Y digo ‘tiene’ porque siempre hablaré del Tío Simón en presente; porque su obra es eterna, atemporal, infinita. Yo entré a la televisión por la puerta grande y de la mano del más grande. Siempre seré su sobrino y lo digo con el más grande orgullo”.

Cuando Chusmita habla de Simón Díaz la palabra que más repite es agradecimiento: “De niño, él me hizo ver que el camino del canto era fácil. Y a pesar de la tristeza lo recordaré con mucha alegría, como era él: un gran amigo, muy pana”.