• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La estética de lo grotesco. Sobre las acuarelas de Marilyn Manson

Sobre las acuarelas de Marilyn Manson

Sobre las acuarelas de Marilyn Manson

Desde la oscuridad y con una mirada introspectiva, siempre excéntrica pero muy crítica, Marilyn Manson (Ohio, 1969) se ha apartado por un momento de la música para insertarse en el mundo de las artes visuales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la oscuridad y con una mirada introspectiva, siempre excéntrica pero muy crítica, Marilyn Manson (Ohio, 1969) se ha apartado por un momento de la música para insertarse en el mundo de las artes visuales. Es este el otro lado del músico estadounidense. 

El pasado mes de febrero tuve la oportunidad de conocer parte de su obra al visitar, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso en la Ciudad de México, la exposición The Path of Misery, que incluyó 30 de sus acuarelas y varios videos-arte. En un principio sentí que se trataba de una exhibición que sólo celebraba alrock star con una novedosa productividad, pero luego tuve la grata sensación de que estábamos ante una propuesta de valiosos contenidos. 

Aunque no todo lo que se dijo de él fue positivo, pues a algunos críticos locales no les convenció que el polémico músico quisiera entrar al "seguro" mundo del arte plástico, una vez vista la muestra encontré a un creador que aborda lo grotesco inyectándole belleza. 

Investigando su propuesta estética me acerqué un poco a las dualidades de sus temas y hallé personajes que llaman a la reflexión. Dentro de sus acuarelas los protagonistas deambulan un camino invadido de sentimientos de horror cuyo destino final es la miseria. Uno de los elementos más significativos de la muestra es el de hacernos topar con referentes históricos para mofarse, el más contundente: Adolfo Hitler carente de mano, sin poder saludar en Can´t Salute. En esta acuarela el artista ha invalidado de manera brusca el saludo fascista, le ha quitado de manera simbólica el poder al Führer

Manson también nos ofrece visiones de su imaginario personal en el autorretrato When I get told, o nos lleva a sus visiones del mundo literario en The moment I became. 

Las problemáticas que son mal manejadas por la cultura de masas forman una base discursiva para la crítica que establece Manson: no se puede criticar la violencia sin exponer, de cierta forma, esa violencia. 

Por eso sus personajes cobran vida tras ser delineados en oscuras y aguadas pinceladas que se desvanecen en el devenir de "chorros" de color y des-color, nos dan cuenta de la crisis de los sistemas económicos y sociales que reinan en nuestra cultura occidental. Tristeza, sexo, dolor, soledad, drogas, religiones, Manson toma estos esquemas de violencia para deconstruirlos, analizarlos y ridiculizarlos. 

Es sabida la cantidad de polémicas que siempre han rodeado al personaje Marilyn Manson. 

A muchos les genera miedo. La composición de su nombre artístico se lo debe, hace más de diez años, a la conjunción de los nombres contrapuestos que llevan dos íconos norteamericanos: Marilyn Monroe, símbolo del amor y el deseo; y Charles Manson, el odio y la maldad asesina. En The Path of Misery el artista se decanta por señalar el lado oscuro y violento de nuestras sociedades, aborda la arista "Manson" de Occidente.