• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Estado y escritores tienen el deber de internacionalizar la literatura

Antonio Pascuali hablará en la conferencia de clausura del foro "El poder de los medios de comunicación en América Latina" | Foto Sandra Bracho / Archivo

Antonio Pascuali hablará en la conferencia de clausura del foro "El poder de los medios de comunicación en América Latina" | Foto Sandra Bracho / Archivo

La crisis editorial nacional amenaza la presencia en el extranjero de las letras venezolanas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al despecho generado por la noticia de que el ganador del Premio Cervantes esta semana no fue Rafael Cadenas, sino la escritora mexicana Elena Poniatowska, se le suma ahora otra: la Cámara Venezolana del Libro no enviará este año una representación de sus editoriales afiliadas a la Feria Internacional de Guadalajara que comienza el próximo sábado.

La decisión es consecuencia de la crisis que atraviesa el sector, pues la falta de dólares para la producción de libros convertirá 2013 en el peor año que la industria ha tenido en una década. Así, luego de un lustro construyendo presencia afuera, los escritores venezolanos tendrán que resignarse a que las empresas que los representan se sienten en la banca, por lo menos, este año.

Pero no todo es malo. La cooperativa editorial Lugar Común hizo de tripas corazón y propuso a la FIL un evento literario para analizar el período de transición cargado de incertidumbres en que vive Venezuela desde la muerte de Hugo Chávez a partir de las miradas de la poeta Yolanda Pantin, el narrador Norberto José Olivar y el crítico Carlos Sandoval. La iniciativa fue bautizada “Un país en letras” y se realizará el sábado en la tarde, día de la inauguración de la FIL. El variado menú de la feria también incluye la participación del comunicólogo Antonio Pascuali en la conferencia de clausura del foro de periodistas internacionales “El poder de los medios de comunicación en América Latina”.

Frente a este panorama, cabe preguntarse qué hace falta hacer para que los escritores venezolanos logren la internacionalización.

Alberto Barrera Tyszka señala que si bien la presencia internacional de la literatura nacional ha aumentado porque la obra de autores como Rafael Cadenas, Victoria de Stefano, Ednodio Quintero, Israel Centeno o Juan Carlos Méndez Guédez se conoce y se publica en el extranjero, se debería seguir fortaleciendo el mercado interno para que cada vez haya más lectores de literatura nacional en el país. “Hay que seguir fortaleciendo la crítica, tanto interna como externamente. Todo lo que hagan las editoriales, desde el ámbito privado o público, para llevar libros y autores a ferias y eventos puede apoyar la presencia de nuestra literatura internacionalmente”, indica el narrador editado por Anagrama.

Estas reflexiones acercan a Barrera Tyszka a la posición del poeta Arturo Gutiérrez Plaza, que este año es profesor visitante de la Universidad de Oklahoma y advierte que este problema concierne principalmente a los autores. “Debe existir la conciencia por parte del escritor de que el ejercicio literario supera las barreras nacionales e idiomáticas y que si se quiere ser parte de una comunidad más amplia se debe procurar el diálogo con pares de otras latitudes”, afirma el escritor, que recuerda que tres de las obras más representativas de la narrativa venezolana en el canon hispanoamericano se han publicado en Europa: Ifigenia (París, 1924), Doña Bárbara (Barcelona, 1929) y Las lanzas coloradas (París, 1931).

Si bien el crítico literario Diómedes Cordero considera que es necesario el fortalecimiento de las instituciones ligadas al sector del libro, como las editoriales, universidades, publicaciones periódicas culturales y de crítica, así como festivales, reconoce que la mayor responsabilidad recae en el Estado.

Dice que es fundamental el desarrollo de políticas culturales auspiciadas por un programa educativo coherente. “Es necesaria una legislación cultural que responsabilice al Estado venezolano de la promoción, difusión e internacionalización de los escritores y sus obras”, añade el académico para quien debe crearse una Ley de Mecenazgo.

Sin embargo, la ley que recientemente se aprobó en la Asamblea Nacional contradice los consejos de Cordero y evidencia que, si antes la responsabilidad de la internacionalización se repartía entre Estado y escritores, ahora terminará por recaer solo sobre estos últimos.