• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

"Me enloquece mezclar la visión artística con lo comercial"

Cuando participó en la cuarta temporada de Project Runway Chris March deslumbró con un estilo excéntrico

Cuando participó en la cuarta temporada de Project Runway Chris March deslumbró con un estilo excéntrico

Locos por la moda se adentra en el estudio de Chris March. El californiano participó en la cuarta temporada de Project Runway. Su excéntrica visión lo convirtió en uno de los diseñadores más cotizados en Estados Unidos. En su lista de clientes se encuentran, entre otros, Madonna y Meryl Streep

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando participó en la cuarta temporada de Project Runway Chris March deslumbró con un estilo excéntrico. 

Su visión muy peculiar de la moda lo llevó, luego del reality, a ser uno de los diseñadores más cotizados de Estados Unidos. Confecciona trajes de gala y disfraces por igual. 

También pelucas y zapatos. 

Su larga lista de clientes incluye a Madonna, Beyoncé, Meryl Streep, damas de la alta sociedad de Nueva York y el Cirque du Soleil. 

En Locos por la moda , March abre las puertas de su estudio y muestra al público su proceso creativo, luego de las extravagantes peticiones de su exigente clientela. Desde un vestido hecho de zapatos hasta pelucas para Halloween, el californiano de 44 años de edad asume como un reto alocadas fantasías mientras excluye de su vocabulario la palabra "no". 

-- En Project Runway se destacó por tener un sentido de la moda bastante peculiar ¿Qué puede esperar el público en Locos por la moda ? --Verán cómo funciona mi estudio, conocerán al equipo con el que trabajo, el proceso y los vestidos que hago para las celebridades. Verán disfraces alocados hasta piezas de alta costura. La idea es que se diviertan con lo que pasa tras bastidores. También verán cómo interactúo con los clientes y los resultados finales. 

--¿Quién ha sido su cliente más difícil? --¡Esa es una pregunta compleja! En el show probablemente la más complicada fue Susanne Bartsch, una promotora de fiestas. La única razón por la que es difícil es porque sabe muy bien lo que quiere. 

Ella es muy conocida en Nueva York por ser atrevida. Siempre quiere las cosas a su modo y eso fue un poco complicado porque la mayoría de los clientes llega con algunas ideas, pero también piden las mías. Al final todo resultó grandioso. 

--¿Cómo es trabajar con estrellas como Meryl Streep o Beyoncé? --Siempre es grandioso trabajar con celebridades. Cuando me buscan es porque ya conocen mi estilo. He trabajado con muchas estrellas, es emocionante ser yo, es muy divertido. Beyoncé es muy dulce, es fantástico trabajar con ella. 

Y con Meryl Streep me divertí muchísimo porque es alguien que de verdad sabe lo que quiere. ¡Es una de las mujeres más conocidas del planeta! Fue un honor para mí trabajar con ella. 

--¿Cuán difícil es complacer a sus clientes? --Esa es la pregunta que siempre te haces cuando atiendes a personas que tienen ideas completamente diferentes a las tuyas, pero aun así quieren trabajar contigo. La mayoría de las veces mis clientes son muy agradables y llegan a mí justamente por mi sentido de la moda. Ocasionalmente, me toca trabajar con gente que me hace comprometer mi creatividad, pero ellos son los que pagan. Pero soy afortunado porque casi siempre tengo que trabajar con personas muy divertidas, respetuosas y tolerantes. 

-- ¿Qué es lo que le enloquece de la moda? --En este mundo quieren que los diseñadores sean creativos, que le impriman su sello personal a los productos, pero al mismo tiempo --para sobrevivir en la industria-- debes hacer piezas que millones de personas quieran comprar y vestir. Eso siempre es un dilema. 

¡Me enloquece mezclar la visión artística con lo comercial!