• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La emigración de Venezuela tiene banda sonora

Carlos Eduardo Reyes | Foto: Cortesía

Carlos Eduardo Reyes | Foto: Cortesía

Canciones de artistas como Luis Irán y Servando Primera reflejan la partida de seres queridos a otros países

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 1990 Franco de Vita lanzó su cuarto álbum de estudio: Extranjero, como se llamó también una de las canciones de la producción. En el tema, el cantante habla del desarraigo, la añoranza por la tierra dejada y la distancia con la persona amada.

La emigración no es un tema extraño en la música pop y rock, pero sí es poco frecuente en letras de músicos venezolanos, a pesar de que genere sentimientos similares al desamor, la desilusión y la traición.

Luis Irán estrenó esta semana “Maiquetía”, el sencillo promocional de su primer disco como solista, que estrenará el primer semestre de 2015. “Ahora estoy frente a un país vacío”, se escucha al comienzo. 


El músico considera que el aeropuerto es un lugar con muchas energías. "Es donde se dice: 'Ya no viviremos juntos, no estaremos más tiempo cerca'. Es lo último que ve del país quien se va”. 

Es la única pieza terminada de la producción. “Me propuse que fuera la primera. Mi hermano se fue a Londres y el baterista que me iba a acompañar es este proyecto me avisó que se iría a Miami”, detalla el guitarrista.

Entre 2000 y 2010 se fueron del país aproximadamente 500.000 personas, según el estudio La emigración desde Venezuela durante la última década de la UCAB. Se calcula que hasta ahora el número puede rondar los 800.000. 

Irán es también el vocalista de Los Paranoias, que en 2009 editó Aquí fue, disco que contiene “El pasaporte”. En el tema se refiere a quienes piensan que solo el hecho de emigrar garantiza el éxito. “He estado en ambos lados. Volví porque sentí que no pertenecía a aquel lugar”, asegura quien vivió año y medio en Londres. 


A mediados de 2014 Servando Primera estrenó “En el sur”, incluido en el segundo disco de Rock and MAU sobre una persona que añora a otra que se fue a Estados Unidos en busca de un mejor futuro. “No puede ser alegre esta canción/ si me dejaste triste el corazón cuando te fuiste/ y te fuiste buscando superación/ a un país lejano y que está mejor/ pero sin ti yo no lo estoy”, canta el músico en la primera estrofa de una pieza a ritmo de tambor de Patanemo.

Carlos Eduardo Reyes, ex cantante de Claroscuro, debutó como solista en 2013 con Futuro, un álbum doble en el que algunas composiciones reflejan su proceso de adaptación en Bogotá, donde ahora reside. “No sabía qué pasaría. Es la incertidumbre de un nuevo comienzo. Las expectativas de lanzarse al vacío. También uno siente molestia por la desilusión que te hace partir”. 

Tomates Fritos en Hombre bala de 2010 también hizo alusión a la diáspora en “Camino”. Wincho Schäfer, que el año pasado se residenció en Florida, recientemente estrenó el video de “Otra realidad”, alusivo a una relación, a la compañía que quiere tener a su lado, pero en un contexto ajeno. “Perdidos en otra ciudad”, dice en una estrofa. 
 
Razones diferentes. Félix Allueva, de la Fundación Nuevas Bandas, recuerda que el fenómeno no es nuevo en los músicos venezolanos. En los años setenta, menciona, muchos decidieron irse por las oportunidades que ofrecía la llamada Venezuela saudita, la creciente clase media y las becas de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho.

“El primer gobierno de Rafael Caldera fue reaccionario. Hubo represión y censura en lo cultural. Eso se extrapoló a la juventud. Es un tema sobre el que hay que reflexionar. Estamos dando los primeros pasos. No son muchos los cantautores que lo han tratado”, acota el productor musical, quien aclara que entre las razones actuales están la realidad económica, la inseguridad, la inestabilidad política, los repentinos cambios legislativos y la sensación de “no futuro”. 

Jorge Spiteri forma parte de ese grupo que vivió en el extranjero hace cuarenta años. “La policía de acá, incluso, llegaba a apuntarte con el arma sin razón. Muchos quisimos ver si afuera era diferente, como decían. A las disqueras y los medios tampoco les interesaba nuestra propuesta. Salimos y todo fue distinto. En esa época compusimos dos canciones al respecto: ‘Hey Tono’ y ‘Don’t You Look Behind”, detalla.

Artistas extranjeros también se han inspirado en situaciones similares. Celia Cruz cantó sobre la esperanza de volver alguna vez a Cuba. Pero los deseos manifestados en “Por si acaso no regreso” nunca se cumplieron. Charly García habló de la misma situación en Clics modernos, un manifiesto del exilio durante los años setenta y ochenta en Argentina.