• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El embarazo no detiene a Astrid Carolina Herrera

La exmiss, de 50 años de edad, se realizó una fecundación in vitro para concebir a su primer hijo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las facciones perfiladas del rostro de Astrid Carolina Herrera se escondieron para dar paso a cachetes más rellenitos, que tienen como acompañante una gran sonrisa que transmite felicidad y plenitud. Dentro de su vientre se gesta una vida desde hace 20 semanas. Precisamente hoy se cumplen 5 meses desde que se realizó una fecundación in vitro que la convertirá en madre soltera.

Antes de quedar embarazada no todo fue color de rosa. Herrera cuenta que sufre de una “condición inmunológica no reproductiva” que los médicos no supieron diagnosticar cuando era más joven y que no le permitió tener hijos más temprano.

“Antes pensaba que debía tener hijos y formar una familia con mi pareja. Aunque no me arrepiento de eso, ahora pienso diferente. No se logró con ninguno de los cuatro hombres con los que me relacioné. Unos porque no ameritaban la seriedad como para que fuera el padre de mi hijo y otros porque sencillamente no se dieron las cosas”, afirma la futura madre.

Llegó un momento crucial en la vida de la actriz en el que se puso a pensar que, de seguir esperando por una pareja, se quedaría sin bebé. “Voy a agarrar el sartén por el mango y tomar una decisión”, se dijo.  


El procedimiento. La Miss Mundo 1984 y una de las parejas que tuvo en el pasado guardaron óvulos y muestras de esperma en una oportunidad, con la idea de tener un hijo en el futuro. Por cuestiones del destino se separaron, pero Herrera no eliminó de su cabeza la idea de procrear.

“Me hice cuatro procedimientos de fecundación in vitro para quedar en estado. Cada intento fallido representó una tristeza y un golpe fuerte en el alma. Pero seguí adelante porque sabía que el esfuerzo iba a valer la pena”, recuerda.

Las normas de seguridad de ese tipo de tratamientos no permiten que la madre sepa quién es el donante, a menos de que alguien done voluntariamente su esperma, por lo que la actriz recurrió –con el permiso de su expareja– a la muestra que estaba guardada en un laboratorio.

“Cuando nazca mi hijo quiero poder decirle ‘sí, los ojos son de tu papá’ o ‘tú tienes esa personalidad porque tu papá era así’, independientemente de que él no tenga nada que ver con este proceso. El hecho de haber conocido a su familia también me da un poco de tranquilidad, porque sé cómo son”, manifiesta la artista, para justificar la decisión de haber elegido a un donante que conoce y que formó parte de su vida.


El futuro. Junio es la fecha tope para el nacimiento del bebé –del que todavía desconoce el sexo por “supersticiones familiares”–, que será por cesárea. “De repente uno tiene 20 o 30 años y le echa pichón”, expresa Herrera, aunque matiza: “Estar embarazada a esta edad no es una enfermedad”.

Esa manera de pensar le permite continuar –“hasta que el cuerpo aguante”, dice– con sus actividades cotidianas, que incluyen la producción y actuación en dos obras de teatro que se presentan en Teatrex El Hatillo –Anabel, la princesa encantada (infantil) y Tres (comedia)– y la locución del programa de radio que conduce desde enero en Pacífica 90.7 FM –El mundo de Astrid Carolina–.

En cuanto a tener un segundo hijo, la exmiss confiesa que le encantaría, pero siempre de la mano de la razón. “Si los médicos me dicen que se puede y estoy en buen estado de salud lo intentaría”, afirma. Agrega que en ese caso no tendría que volver a pedirle permiso al hombre que hizo la donación, porque la muestra sigue en sus manos.