• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Fue duro saber que derrotaron a mi generación”

El cantautor venezolano se mudó hace 8 meses a México. En 2012 estuvo nominado a un Grammy Latino

El cantautor venezolano se mudó hace 8 meses a México. En 2012 estuvo nominado a un Grammy Latino

En el disco, que se puede escuchar por Internet, se registra un estado de ánimo sin hacer alusiones a las situaciones que generaron esa introspección

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace tres años Ulises Hadjis hizo una apuesta al futuro, pero resultó infructuosa. Se cansó de esperar por un cambio que le permitiera participar en un devenir acorde a sus objetivos y principios.

En ese contexto de desengaño se gestó su tercer disco de estudio: Pavimento, que lanzó a finales de mayo. Vivir de la música se hacía cada vez más cuesta arriba y su sueldo como profesor se veía más disminuido por la inflación. El cantante, graduado de sociólogo con maestría en Filosofía, enseñó en la Universidad del Zulia las materias El Cuerpo en las Ciencias Humanas Contemporáneas e Investigación y Creación Artística.

“Cuando Henrique Capriles perdió por segunda vez, para mi generación de clase media trabajadora empezó a perderse el sueño. Comenzó a desdibujarse ese valor que aprendí de la relación entre el esfuerzo y calidad de vida. El populismo del chavismo creó lo que llamo “el enchufe de bienestar”. No digo que antes no existiera, pero en estos años se terminó de consagrar con medidas populistas y un barril de petróleo a 100 dólares. Tuve muchas esperanzas de participar en la reconstrucción del país”, dice el compositor.

En Cosas perdidas (2012), su anterior álbum, se notaba más optimismo. “Había inseguridad, problemas económicos, pero confiaba en la posibilidad de un cambio. Entonces todo empeoró. En la universidad empecé a ganar en promedio 20 dólares al mes y se acrecentaron los problemas para conseguir comida, además del miedo a que te maten o roben. Fue un golpe de realidad muy fuerte. Fue duro saber que derrotaron a mi generación, que tengo 31 años y que los chamos de 18 años de edad poseen otros valores porque crecieron en una Venezuela distinta”, recalca el artista, que en 2012 estuvo nominado al Grammy Latino.

Hace ocho meses decidió mudarse a México con su novia, Lissy. “En Venezuela intentaba sobrevivir. Acá he conectado con lo que significa vivir. No quiere decir que sea fácil, pero podemos salir a la calle sin miedo. He encontrado bienestar”, señala el cantante que hace música para comerciales.

Sin embargo, aunque fue un proceso liberador manifestar ese cúmulo de sentimientos, Hadjis lamenta no haber hecho lo suficiente. “El disco lo compuse sintiéndome insuficiente ante el mundo”.


Contexto de protestas. El disco comienza con “Movimiento”, que canta con Gepe. “Movimiento/ palabras tiradas al pavimento/ Cada calle tiene nombre/ cada sitio su villano/ los momentos sus silencios/ Siempre hay luz en la penumbra/ en tus manos los desvelos/ calendarios en el suelo/ Y yo/ tengo miedo de las cosas cuando caen”, dice parte del tema que Hadjis compuso durante las protestas que se intensificaron en febrero de 2014.

“La idea del pavimento hace referencia al camino, las capas que representan el tiempo y también a mi nombre, a Ulises, como La odisea”, indica.

Pavimento es un pop rock con letras introspectivas, que buscan ser universales. Por eso, a pesar del contexto en el que se escribieron las piezas, no hay alusiones directas a situaciones, tan solo sentimientos. “Los latinoamericanos somos universales por naturaleza. No estoy de acuerdo con localismos forzados para lucir interesantes o recibir subsidios”, expresa el guitarrista. Las melodías no distan mucho del sonido que caracteriza al artista desde Presente (2008), con las claras influencias de otros ritmos como el flamenco y la música brasileña.

Otros invitados en el álbum son Esteman y Juan Pablo Vega, quienes participan en “Consecuencias y reclamos”, el más reciente sencillo del compositor, que comparte autoría con Willy McKey en temas como “Tú no te acuerdas” y “En algún momento”.

Por los momentos el disco se puede escuchar a través de su cuenta en Bandcamp. Se editaron 1.000 copias en físico para Estados Unidos, 500 para México y 500 para Ecuador. Todavía no tiene claro cómo hará para enviar ejemplares a Venezuela.

Tampoco sabe cuándo vendrá al país. “Tengo que ver cómo funciona en lo económico. Los pasajes son caros y es difícil que consiga ese dinero tocando allá. La idea es ir este año”, afirma.