• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El dolor de 20 años de abusos inspiró Tatuaje de lágrimas

El director Marcos Purroy se encargó de realizar un montaje sencillo pero contundente/ Williams Marrero El Nacional

El director Marcos Purroy se encargó de realizar un montaje sencillo pero contundente/ Williams Marrero El Nacional

La obra, basada en la novela homónima de María Elena Lavaud, hace un llamado en contra de la violencia de género

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La celda en la que está encerrada Clarissa es más pequeña que la cárcel del silencio en la que vivió durante 20 años. En ese tiempo calló el maltrato de su esposo, que pasó de victimario a víctima. La mujer ahora debe pagar condena por haber envenenado a quien le dejó dos dedos del pie molidos, un par de costillas rotas y le hizo perder la visión periférica.

Tal vez lo que más le duele a Clarissa no sean los moretones, sino el odio que le profesa su hija desde que mató a su padre. “¿Por qué lo hiciste?”, le pregunta en una carta. Antes de contestarle, reflexiona acerca de todo lo que tuvo que padecer antes de tomar la decisión de denunciar los abusos de su marido.

Tatuaje de lágrimas es una obra basada en la novela homónima de María Elena Lavaud, en la que se exponen las consecuencias de la violencia de género. La periodista se inspiró en la historia de Belén Vallenilla para recrear el personaje de Clarissa, interpretado por Patty Oliveros.

La actriz asumió el papel como un compromiso social. “Me siento muy afortunada por tener la posibilidad de colaborar, a través de mi trabajo, con un mensaje oportuno e importante en una sociedad en la que los derechos humanos son tan vulnerados”.

El monólogo de 25 minutos tiene un nivel de exigencia considerable para la intérprete, que por primera vez hace un unipersonal. “Desde el mismo momento en que recibí el texto, lo hice mío y sus líneas me acompañaban a todas partes. Esto, por supuesto, conlleva una entrega física y emocional que me deja exhausta, pero me gusta esa sensación porque me indica que lo he logrado”.

El director Marcos Purroy se encargó de realizar un montaje sencillo pero contundente, ante el cual el público no puede hacerse la vista gorda. “¿Alguna vez tu esposo te ha dicho puta?”, “¡Qué afortunada eres!”, son algunas de las frases que Clarissa dirige a las mujeres presentes.

“Queremos llegarle a todas las víctimas de violencia de género. Si dejamos de hablar de lo que pasa, seguirá sucediendo. Es por esto que, a través de un testimonio basado en un hecho real, queremos invitar a las víctimas a que se atrevan a denunciar, que no se queden calladas, que no permitan que se sigan vulnerando sus derechos como ciudadanas y como mujeres de una sociedad que debe poner todas las alertas en este tema”, finaliza Oliveros.


Tatuaje de lágrimas

Teatrex El Hatillo

Sábado y domingo, 7:15 pm

Entrada: 350 bolívares