• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Dos documentales se unen a través de la feminidad

Cecilia Martínez cumplió 100 años en 2013 | Cortesía Taguara Fílmica

Cecilia Martínez cumplió 100 años en 2013 | Cortesía Taguara Fílmica

Cecilia Bergman Chaves y Las muchachas cuentan el siglo XX venezolano desde la mirada de cinco mujeres 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cecilia Bergman Chaves. Una buena vida y Las muchachas son dos mediometrajes que se proyectan juntos. Tienen en común, además de su duración, que relatan la historia de mujeres que contribuyeron a cambiar el rumbo de la historia venezolana y que alzaron su voz en tiempos complejos. Ambas son, en esencia, historias de libertad.

En el primero, de Alfredo Anzola, se cuenta la vida de Cecilia Martínez, pionera de los medios audiovisuales del país. La primera idea del cineasta era plasmar la historia del Colegio Chaves, que tiene 170 años de fundado. Pero cuando entrevistó a la locutora y animadora, que es una egresada de la institución, quedó tan encantado con ella que decidió dedicarle Cecilia Bergman Chaves. Una buena vida.

“Se llama Cecilia Bergman Chaves por el colegio y porque su papá le decía que se parecía a Ingrid Bergman. Ella es absolutamente avasallante, es una película para celebrarla. Su historia es la de los medios de comunicación del país”, cuenta el director.

Al realizador no le gusta hablar de presupuesto. Sin embargo, dice que comenzó a hacer la película sin ningún tipo de financiamiento. Fue después, para poderla terminar, que recibió ayuda del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía. "Esa es una institución maravillosa”, expresa.

En la otra cinta, Las muchachas, Gabriela Fuentes cuenta la lucha de la Unión de Muchachas Venezolanas contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Cuatro de sus integrantes –Esperanza Vera (abuela de la realizadora), Ada Ramos, Alicia Salazar y Yolanda Villaparedes– narran sus experiencias como militantes de la juventud comunista, opositoras al régimen dictatorial de los años cincuenta.

“Este es un homenaje a mi abuela y a sus compañeras de lucha, que son unas personas increíbles. Es una cinta muy necesaria porque las mujeres siempre hemos tenido una participación muy activa en la vida política de este país. Nosotras también hacemos la historia, pero eso pocas veces se cuenta”, indica la directora.

La película, que fue financiada por el CNAC, es un documental ficcionado. Vera, Ramos, Salazar y Villaparedes tuvieron su álter ego juvenil en las actrices Mónica Quintero, Vera Linares, Jariana Armas y Ana Melo.

“En este momento país es importante rescatar la conciencia de las mujeres como entes que participamos, que aportamos, que discutimos. Tenemos que saber que lo que pasa en nuestras vidas, los derechos que hoy disfrutamos, están relacionados con la lucha que otras mujeres libraron en el pasado”, añade Fuentes.

“Son mujeres que se atrevieron a hacer cosas y las hicieron con éxito”, finaliza Anzola.