• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Para mí el disco es una cosa muy seria”

El músico editará un álbum a piano solo y trabajará en otro con cantantes | Foto: Cortesía Leo Blanco

El músico editará un álbum a piano solo y trabajará en otro con cantantes | Foto: Cortesía Leo Blanco

El pianista merideño ofrecerá un show con el saxofonista Pablo Gil, el contrabajista Roberto Koch y el baterista Dean Johnston

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada visita a Venezuela de Leo Blanco, quien vive en Estados Unidos desde 1996, tiene básicamente dos objetivos. Uno es mantenerse en contacto con los colegas y los escenarios para llevarle el pulso al acontecer musical de su país. El otro es visitar a su familia. Por eso, cuando atiende el teléfono, está en su natal Mérida, a punto de irse al páramo, cerca del pueblo de Santo Domingo. Allí, en la finca de sus abuelos, rodeado de naturaleza y con pésima señal en su teléfono celular, se oxigena.
“A veces paso mucho tiempo allá –cuenta el pianista–. Son retiros que hago y que son importantísimos para mí. Por ejemplo, África latina –su álbum más reciente, editado en 2009– lo compuse completo ahí. Yo valoro el entorno y, como vivo en la urbe, necesito un respiro de eso. Como buen gocho, me gusta la montaña”.
Ayer ofreció un concierto a dúo con el saxofonista Pablo Gil en el Teatro César Rengifo. Pero el domingo se presentará en Caracas en formato de cuarteto. El concierto será a las 11:30 am en el Centro Cultural BOD-Corp Banca. Actuará con el baterista Dean Johnston, que viajó al país con él por primera vez. También estarán Gil y el versátil contrabajista Roberto Koch.
Aparte de su cuarteto y de las clases que da en el Berklee School of Music de Boston, Blanco dicta talleres de improvisación a músicos clásicos de instituciones como el Oberlin Conservatory of Music de Ohio y el New England Conservatory. Como alguien formado en el mundo académico y desarrollado en el ambiente del jazz, se le ha hecho más sencillo mostrarles ciertos caminos de libertad a instrumentistas casados con la partitura.
“Pienso que en el siglo XXI no debe haber tal distinción entre músicos clásicos y académicos –manifiesta–. A veces se les hace difícil relacionarse con una sección rítmica, y la idea es que se sientan más cómodos. En Venezuela es más fácil porque los jóvenes están acostumbrados a las orquestas y muchos pertenecen a ensambles. La gente suele asociar la improvisación con el jazz, pero en realidad está en muchos géneros tradicionales del mundo, como el joropo o lo gitano. Y en lo clásico, hasta Mozart y Bach eran grandes improvisadores. Lo que pasa es que cuando trató de establecerse la institución académica, y de eso ya han pasado tres o cuatro siglos, se formateó todo”.
El catálogo discográfico de Blanco crecerá. A África Latina y Roots & Effects (2003) se sumará un disco a piano solo, que fue grabado en Mérida en junio y en el que el artista recorre algunas de sus canciones. También trabajará en arreglos para un disco que grabará con cantantes.
Blanco no es de esos músicos que edita discos deportivamente. No hay ninguna incontinencia en su manera de encarar la producción. La obra suele pasar por un duro examen conceptual antes de ser concebida. No es un puñado de canciones dispuestas una tras otra. Sobre eso, se explica: “Para mí el disco es una cosa muy seria porque refleja una etapa de la vida. Como productor, busco la durabilidad y la impermeabilidad en el tiempo. Quiero que al escucharlo a los 20 años siga siendo contemporáneo. La única fórmula posible es la sinceridad con que el artista compone y ejecuta, más aún considerando que vivimos en un mundo tan tecnológico. Lo único que va a sacar a la gente de sus casas, de ver Youtube o televisión por cable, es que un artista genuino se abra y muestre lo que hace con honestidad”.

Leo Blanco, Pablo Gil, Dean Johnston y Roberto Koch en directo
Domingo 21 de octubre
11:30 am
Sala de conciertos. Centro Cultural BOD-Corp Banca, La Castellana
Entradas: 160 bolívares
Venta: taquillas y www.ticketmundo.com
Información: 206-1149