• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La discapacidad ha sido tema relevante para Hollywood

La interpretación de Eddie Redmayne conmovió al mismo Stephen Hawking | Foto Cortesía

La interpretación de Eddie Redmayne conmovió al mismo Stephen Hawking | Foto Cortesía

Eddie Redmayne, protagonista de The Theory of Everything, se encuentra cerca del Oscar por su transformación como Stephen Hawking

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se preparó durante meses para asumir el personaje. Revisó cientos de fotos familiares, se paseó por las aulas de Cambridge, intentó entender resúmenes científicos y hasta contrató a una bailarina para aprender a dominar su cuerpo.

Eddie Redmayne sabía que interpretar a una de las mentes más brillantes de los últimos tiempos no sería nada fácil. Y el propio Stephen Hawking sería el primer juez de su trabajo.

El protagonista de The Theory of Everything no ha parado de recibir elogios por la entrega emocional que significó este trabajo y la transformación física que desarrolla en la pantalla grande. Sin duda es el papel más complejo desde el punto de vista técnico de los cinco nominados al Oscar como Mejor Actor este año. 

Redmayne captura la fragilidad motora de la esclerosis lateral amiotrófica que llevó a Hawking de ser un joven saludable a un adulto paralítico. “Le dieron una sentencia de muerte”, dijo el actor en una entrevista reciente. “Recibió el diagnóstico a los 21 años de edad y se esperaba que no viviría mucho más. A los 72 años, ha tenido tres hijos, se ha casado dos veces y ha realizado importantes descubrimientos en cosmología. Con su vida me enseñó que el mundo está lleno de obstáculos y cómo superarlos”.

Para el actor británico, el momento más emocionante de todo este proceso fue cuando el científico vio la película. Al finalizar la proyección escribió dos palabras: “Bastante acertado”, justo después de que su enfermera le secara una lágrima en su rostro.

The Theory of Everything se estrena hoy en la cartelera nacional.

Visibilizados. La discapacidad ha sido un tema recurrente en la historia del cine. La mayoría de los personajes son héroes que superan sus limitaciones y se imponen a los obstáculos que se les presentan en el camino. Muchos han sido idealizados por Hollywood. Otros han sido caricaturizados.

De las primeras aproximaciones al tema de la discapacidad en la pantalla grande se encuentra El jorobado de Notre Dame de Wallace Worsley (1923), uno de los más grandes éxitos del cine mudo.

De acuerdo con Enrique Martínez-Salanova, profesor de la Universidad de Huelva, el discapacitado entra de lleno en el cine con el fin de elogiar a los héroes de guerra y levantar la moral del pueblo estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. “Muchos soldados regresaban mutilados y era necesario hacer ver que se podían vencer todos los obstáculos sin ayuda, solo con sus propios recursos”, se lee en su estudio Cine y discapacidad.

En 1947, la película Los mejores años de nuestra vida de William Wyler obtuvo siete premios Oscar. Dos de ellos para Harold Russell, quien se interpretó a sí mismo: un veterano de guerra que volvió a casa con las dos manos amputadas. El actor se convirtió en símbolo y durante muchos años fue presidente del Comité de Empleo para los Discapacitados en Estados Unidos.

“Con el correr de los años el cine ha avanzado en sus lenguajes para promover una figura del discapacitado cada vez más acorde con su aporte a la sociedad. Sin embargo, el peor maltrato que sufren es que no se les ve, salvo excepciones, como a cualquier persona”, asegura Martínez-Salanova.

Algunos títulos memorables son Rain Man (1988), con Dustin Hoffman en el papel de un autista utilizado por su hermano; Forrest Gump (1994), protagonizada por Tom Hanks; I am Sam (2001) de Jessie Nelson, en la que Sean Penn interpreta a un discapacitado y Ray (2004), la biografía del músico invidente Ray Charles, interpretado por Jamie Foxx.

The Theory of Everything
Estreno: hoy
Salas Cinex y Cines Unidos

EL DATO
Eddie Redmayne perdió 6 kilos durante el rodaje de The Theory of Everything. Se reunió con 40 pacientes con esclerosis lateral amiotrófica y se paró frente a un espejo durante horas retorciendo su rostro. El actor quedó encorvado entre toma y toma, tanto que un osteópata le dijo que había alterado la alineación de su columna vertebral.