• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Cinco directores usan el arte para analizar la brevedad

Tenemos que hablar | Foto: Cortesía Delirium Tremens

Tenemos que hablar | Foto: Cortesía Delirium Tremens

Tenemos que hablar es un montaje que reúne obras interpretadas por pocos actores y amenizadas por la música de Laura Guevara

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El tema del amor llegó a los directores del montaje por casualidad. Al principio no se lo habían planteado, pero luego se dieron cuenta de que funcionaba para hilar las cinco historias cortas que componen Tenemos que hablar, pieza que se estrenó el sábado y continúa presentándose los fines de semana en la sala experimental del Teatro Santa Fe.

Las diversas etapas de una relación de pareja –amigos o amantes– define las obras, que se enlazan a través de la música de la cantante Laura Guevara, que aparece en escena. “La intención surgió de las ganas de montar piezas cortas en espacios no convencionales. Así que llamamos a la gente y armamos el proyecto, que tiene un toque minimalista y cuenta con pocos actores”, relata Héctor Orbegoso, quien, junto con Daniel Dannery, Victoria Salomón, Marianery Amín y Carlos “Caque” Armas, forma el grupo de directores del espectáculo.

Pasar de una obra a otra, cambiar los diálogos y la psicología ha sido de gran aprendizaje para los actores, como cuenta una de las protagonistas, Cindy Candosín: “Con esto queremos demostrar que podemos montarnos en un escenario. No sólo la gente de televisión o los que se desnudan, nosotros también queremos decir cosas”.

Dramas cortos. La pieza que inicia el montaje es Tout est merde, escrita y dirigida por Dannery. La historia hace coincidir en una parada de autobús a dos jóvenes: un ser enamoradizo y una chica que no se quiere dejar amar. La comedia pesimista se sucede entre los “sí” y los “pero no” de sus personajes.

Sigue Los pelirrojos, original del francés Jean-Claude Grumberg y versionada por Orbegoso. A través de la metáfora, un joven matrimonio que reside en Caracas vive las primeras crisis de la convivencia a la vez que debe afrontar la violencia y el miedo que se apoderan de la ciudad.

Método Le Brun, adaptación del texto del dramaturgo español Juan Mayorga escrita y dirigida por Salomón, transcurre en un circo. Sus personajes alucinados intentan vender la fórmula de la felicidad. Pero llevan 10 años en el negocio, están cansados y su relación se ha deteriorado.

Continúa Habitación 427, versión de La ventana de Alberto García Pascal dirigida por Amín. En un cuarto de 40,32 metros cuadrados, un par de enfermos mentales juegan a inventarse la libertad. “A pesar de las peleas, entre ellos surge una amistad bella, porque la historia habla de enriquecer el espíritu sin importar lo atrapado que se esté o lo fuertes que sean las condiciones. La pieza deja la idea de que se deben decir las cosas a tiempo, antes de que sea tarde”, expresa la directora.

Tenemos que hablar finaliza con la obra Timing del estadounidense David Ives, en esta oportunidad dirigida por Armas. En un café, dos personajes empiezan a conocerse. Pero cada vez que llegan a un desacuerdo durante la conversación, se devuelven al punto donde comenzaron. “Es una historia que muestra los posibles caminos al éxito o fracaso en una relación”, indica el director.

Tenemos que hablar
Teatro Santa Fe, planta baja del Colegio de Médicos, avenida principal de Santa Fe
Funciones: sábado y domingo, 6:00 pm
Entrada: 120 bolívares, general; 140 bolívares, VIP