• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El dilema de vivir  eternamente en Forever

Ion Gruffud  y Judd Hirsh interpretan a Henry Morgan y Abe

Ion Gruffud y Judd Hirsh interpretan a Henry Morgan y Abe

Los protagonistas de la serie policial tienen opiniones diferentes acerca de la inmortalidad que aqueja al personaje central, Henry Morgan  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El galés Ioan Gruffud y el neoyorquino Judd Hirsch tienen en común un sentido del humor autoflagelante que se suma a un carisma irresistible. Ambos tienen un nutrido currículum en cine y televisión: el primero de ellos ha sido, entre otras cosas, el Hombre Elástico en Los 4 fantásticos y el primer ministro Tony Blair en W.; el segundo estuvo nominado al Oscar en 1981 por el filme de Robert Redford Gente como uno.

Ahora trabajan codo a codo en la pantalla chica, en la serie Forever. Ahí interpretan a padre e hijo, respectivamente. Y sí, leyó bien: Henry Morgan, el personaje de Gruffud, es el padre adoptivo de Abe pese a que, en apariencia, este último podría ser su abuelo.

El giro de la serie que emite Warner Channel es la inmortalidad. Su protagonista, Henry, es un hombre que tiene más de 200 años: cada vez que muere, revive como si nada hubiera pasado. Tampoco envejece. Le ha tocado ver de todo: el tráfico de esclavos en África en el siglo XIX, participar en la investigación de los crímenes de Jack el Destripador, luchar en la Segunda Guerra Mundial, siempre escondiendo su secreto y sin poder, hasta ahora, descubrir la causa. En el presente trabaja como médico forense para la policía de Nueva York. En su larga vida adoptó a Abe cuando este era apenas un recién nacido en un campo de concentración judío durante el Holocausto.

La relación entre ambos es una de las razones por la que Forever, pese a no ser un éxito con la crítica, ha atraído a una legión de leales fanáticos que promedian los 8 millones en Estados Unidos. “A la gente le ha gustado mucho la historia de Henry y Abe, porque muestra la idea que siempre surge cuando se habla de inmortalidad: cómo es ver a tu ser querido crecer y envejecer ante tus ojos mientras tú permaneces igual”, dice Gruffud.


Juventud eterna. Un punto en el que los actores difieren es si les gustaría vivir para siempre. El británico de 41 años de edad se niega. “En esta serie me he dado cuenta de que es más una maldición que una bendición. Ver a tus seres queridos ir y venir, no puedo ni imaginarlo”. Hirsch, de 79 años, cree en cambio que sería genial si es que tuviera una novia también inmortal. “¿Por qué no? Soy estadounidense, lo haría”, asegura en broma. Luego agrega, más en serio, que no encuentra belleza en envejecer. “Siempre anhelo las cosas que he vivido. Creo que el secreto de la vida es tratar de extender todo lo que amas, si hiciste algo que te encantaba cuando tenías 30, puedes seguir haciéndolo”.

Abe tiene una filosofía similar a la del actor que lo interpreta y cree que ese es el aporte que hace al personaje de Henry. "Él le enseña a vivir más en vez de esperar tantos problemas, a ser más alegre y arriesgarse con la gente. A Henry no le gusta establecer relaciones ni contar nada de sí mismo porque cree que es peligroso”, señala Hirsch.

Gruffud defiende a su álter ego. “La idea de vivir para siempre está evolucionando constantemente y se entiende por qué es tan frío. Es increíblemente inteligente y ha visto muchas cosas, pero le aterra confiar en alguien. Él vivirá para siempre y toda la gente que lo rodea lo dejará”.

Gruffud se une a una amplia gama de actores del Reino Unido que han encontrado trabajo estable en la televisión estadounidense. “Hubo una época en que los británicos siempre interpretábamos a los villanos, ahora somos los protagonistas. Pero si miras a nuestros personajes –Hugh Laurie en House, Damian Lewis en Homeland, Jonny Lee Miller en Elementary– todos son un poco trastornados. Creo que es la forma en que sonamos y nos vemos para la audiencia estadounidense”, dice y ríe.