• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Desde el agua hasta lo digital: 30 años del universo de Jacobo Borges

El artista plástico expondrá en la Galería Freites una serie de obras que contienen su visión acerca de la música, la naturaleza, el tiempo y el espacio. La muestra, que incluirá conversatorios y conciertos, estará abierta hasta el 30 de abril

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es solo un cuadro de Jacobo Borges. Son los sonidos del coro, del chelo, del contrabajo y de la flauta; que se expresan a través de él. Las miradas de los músicos se entrecruzan y sus rostros gesticulan, perpetuando las emociones. No hay hermetismo, sino un constante movimiento eterno. El espectador camina dos pasos hacia atrás para entender lo que observa. Es la Camerata de Caracas, que nunca dejó de tocar para el maestro, y él no dejó de pintarla, gracias a esta obra. 

Cuando Jacobo Borges quiso pintarse con un chelo, le pidió uno prestado a Isabel Palacios, fundadora de la Camerata. Ella no tenía un lugar donde ensayar, así que preguntó al maestro si podía hacerlo en su casa. Desde ese momento, los músicos de la agrupación, que eran más de 20, empezaron a ir al hogar de Borges.

El trabajo del artista ya había tenido una relación con la música. Plasmó a una mujer tocando un piano y dibujó instrumentos, pero todavía no había pintado a un grupo de músicos. "Primero hice algunas cosas individuales con ellos (los músicos de la Camerata), y obtuve una facilidad de dibujar rápido. Entonces decidí hacer ese cuadro en el que ellos no están posando, están ensayando", narró.

Así surgió Camerata, cuadro que forma parte de la exposición "Jacobo Borges", que compila los últimos 30 años de producción artística de un creador que sabe engañar al tiempo, lo que le ha permitido mantenerse vigente durante sus 84 años de vida.

El agua está siempre en movimiento. Aunque hay momentos en los que está calmada, nunca se encuentra totalmente quieta, al igual que los músicos del cuadro Camerata. Esa inquietud ha sido una de las tantas maravillas que han despertado el instinto artístico de Borges.

En su universo, el agua es sinónimo de muerte. Estos dos elementos se han manifestado a lo largo de su vida, viéndose reflejados inconscientemente en toda su obra artística.

Una de esas experiencias con la muerte ocurrió cuando tenía 8 años en las lagunas que se formaban en Catia, lugar donde transcurrió parte de su infancia y adolescencia. Unos niños lo incitaron a lanzarse a un pozo de mediana profundidad, pero él no sabía nadar. Presionado por las burlas de sus compañeros, decidió arrojarse al agua, contra la que luchó para no ahogarse.

La reacción de los niños fue salir del pozo y observar atónitos la batalla entre Borges y el agua. "Todos ellos estaban viéndome morir. Cada vez que lograba salir a flote, los veía asombrado. Los miraba, como si yo mismo estuviera observando a la muerte dentro del agua. Siempre he tenido la fascinación de mirar dentro y fuera", contó.

Reflexiones de Agua II y Solo un Nadador son algunos de los cuadros que expresan la influencia del agua en la obra del artista. En ambos existen similitudes entre las figuras, que se deforman entre el movimiento del agua y el reflejo de la luz, los cuales fueron plasmados por el pincel de Borges.

Además de estos cuadros, el artista plástico explicó algunos de los otros que conforman la exposición, que se realizará a partir de mañana en la Galería Freites.

A Jacobo Borges no le gusta usar el ascensor. Para mostrar sus pinturas a los periodistas, prefirió subir por las escaleras, lo que hace con una habilidad que Rocky Balboa podría envidiarle. Camina con sus manos, que parecen de niño, entrelazadas detrás de su espalda. Cada tanto las movió para explicar, señalar e indicar. Como si hubiera estado impartiendo una clase.

Antes de añadir cualquier aspecto relevante a la conversación acerca de su obra, Borges se tocaba el bigote y miraba hacia arriba con sus pequeños ojos brillantes. Luego hizo comentarios espontáneos, que parecían no estar vinculados con su explicación. Pero al final, como un filósofo, los relacionó con el enfoque del encuentro. Por lo tanto, en cada retahíla de palabras, el enamorado de El Ávila llegó a una conclusión.

"Una palabra, una imagen o un encuentro te hacen ir en una dirección diferente. Aunque parezca que es una ruptura, hay una continuidad, que no la veo muchas veces en el momento. Pero después me doy cuenta de que viene de una situación de mucho más atrás", indicó Borges, en referencia a la perseverante relación que hay entre cada una de sus obras.

Un artista digital


Jacobo Borges se considera a sí mismo una persona rebelde que se ha adaptado desde su infancia a los cambios. Aseguró que el peor enemigo del proceso creativo es la resistencia a la evolución.

"No es adaptarme, es romper conmigo. Si hubiera tenido los mismos gustos, ya estaría muerto. Uno no elige el lugar donde nace. Crecí en rebeldía con las cosas que me limitaban en el entorno en el que me crié".

En ese sentido, parte de la muestra "Jacobo Borges" está enfocada en los trabajos que comenzó a realizar a partir de 2008, cuando utilizó herramientas tecnológicas para realizar diseños con la técnica duborcom.

Esta serie abarca piezas en las que se presentan los colores con una concepción radicalmente diferente a la expresión plástica. En ellas pueden verse, entre otros, el verde, el amarillo, el azul, el rojo o el naranja conjugándose para formar imágenes sobrepuestas.

Sobre este método, Borges dijo en una oportunidad: "Me interesó producir una serie de 'accidentes digitales' para ir más allá de los límites de los programas, o quizás, transformarlos en nuevas herramientas plásticas".

Muestra abierta al público


La exhibición estará constituida, en total, por 12 estaciones: Antecedentes y engranajes, Espejo de aguas, La puerta y el umbral, La materia del tiempo, Es el alma cosa extraña en la tierra, Aproximación al paraíso perdido, Retratos y autorretratos, Sala con ventana al mar, El color en un observador de hojas aserradas y bulbos, El bosque II y lo que crece, Paisajes de la memoria y Desde el mar.

María Luz Cárdenas, curadora de la exposición, sostiene en el catálogo: "Podríamos considerar la muestra como un inventario de los problemas y estructuras que marcan la obra de Borges. Narramos la historia de cómo alcanzó la soberanía pictórica de sus cuadros; de los descubrimientos que reafirmaron el talante de producción".

La inauguración de la muestra "Jacobo Borges", que incluirá conversatorios y conciertos, será mañana 21 de febrero a las 11:00 am en la Galería Freites, ubicada en la avenida Orinoco de Las Mercedes. El horario de lunes a viernes será de 9:00 am a 5:00 pm, los sábados de 10:00 am a 2:00 pm y los domingos de 11:00 am a 3:00 pm. Contará con las palabras de inicio de César Miguel Rondón. La entrada es gratuita, y estará abierta hasta el 30 de abril.