• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Un diario muestra las rutas de Rafael Castillo Zapata

Rafael Castillo Zapata | Williams Marrero

Rafael Castillo Zapata | Williams Marrero

La obra está dividida en dos partes. La segunda, que se llamará Tratados, es una serie de escritos periódicos “más intelectuales”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La publicación de Travesías. Diarios de viajes: La relación infinita, 1990-2010 suma al completo perfil literario de Rafael Castillo Zapata, poeta y crítico literario de la Universidad Central de Venezuela, el cultivo del género que mejor evidencia la psicología de un escritor: el de la bitácora íntima.

En la medida que un diario es una obra de matices filosóficos y sin trama argumental, escrita durante una época de la vida de un autor, este libro puede insertarse en ese género. Pero además propone una lectura más compleja: las metáforas de los viajes exteriores en los íntimos que durante dos décadas construyeron el talante intelectual del fundador del Grupo Tráfico. Es también un diario de viajes, o mejor, de entradas sobre las impresiones de los lugares, las personas y los libros que acompañaron sus viajes.

“Con el diario –escribe en la edición de autor que ha hecho con la complicidad de su amiga, la también poeta Verónica Jaffé– siempre se está en desventaja con los días, con los trabajos, con la vida. Como quiera que sea, toda escritura, incluso la del diario, es necesariamente póstuma”.

Antes de finalizar el año se editará una secuela de esta publicación titulada Tratados, que presentará un diario de lecturas, una herramienta fundamental para los escritores, como dice el chileno Alejandro Zambra. El volumen tendrá dos tomos, uno dedicado al año 2008 y otro a 2009.

En una entrevista con Gabriel Payares publicada en la página Prodavinci.com, el poeta Castillo Zapata define la experiencia de la lectura (y escritura) de un diario como una manera de hacerse humano: “Es la capacidad de escuchar, de atender cualquier experiencia, por insignificante que parezca, de otro hombre que se nos quiera donar o conceder mediante eso que llamamos, todavía, confesión o, más modestamente, confidencia”.