• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El destino de dos alumnos está marcado por sus notas

El primer ciclo del FITC cierra con la compañía alemana Grips Theater | Foto Cortesía FITC

El primer ciclo del FITC cierra con la compañía alemana Grips Theater | Foto Cortesía FITC

La princesa y Pierre se centra en dos estudiantes muy distintos, pero sometidos a la misma presión social

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 01 es la nota que genera pánico en Venezuela. Ver esa cifra escrita con bolígrafo rojo en el margen superior derecho de la hoja del examen es sinónimo de que no habrá mesada. Sin embargo, en Alemania los alumnos se queman las pestañas estudiando para obtener esa calificación, pues en su sistema es la mayor puntuación.

El destino de los niños está marcado por las cifras. El 6 es el número más temido por los estudiantes de la nación europea. Si quieren pasar de grado deben sacar por lo menos 4. Al llegar al sexto grado, son las autoridades escolares las que deciden si los jóvenes tienen el perfil para ir a la universidad, un instituto técnico o aprender un oficio como la carpintería.

Toda esa presión que sienten los niños por ganar un lugar en la sociedad se refleja en La princesa y Pierre, obra que la compañía alemana Grips Theater presentará en Venezuela para cerrar el primer ciclo del Festival Internacional de Teatro de Caracas.

Lisa Sophie (Alessa Kordeck) es la cerebrito del salón y también toca el violín. Ante los ojos de la sociedad es la niña perfecta. Pero detrás de esa etiqueta está el espíritu estresado de una niña de 8 años que no puede permitirse ningún error académico, a menos que quiera causarle un infarto a su orgullosa madre.

Pierre (Roland Wolf) es su antónimo. Un 6 para él no es motivo de preocupación, pero para sus padres sí, pues cada vez ven más lejos la posibilidad de que su hijo pueda asistir a la universidad cuando sea grande.

Lisa y Pierre van al mismo salón de clases, pero es en el baño de niñas donde se conocerán. Quedan encerrados en ese lugar, en el que ambos dejan al descubierto los miedos e inquietudes que les genera pertenecer a un sistema escolar dictatorial. Aparte de luchar con los cambios que se registran en sus cuerpos, deben lidiar con la presión de sus padres y sus maestros.

Los actores Alessa Kordeck y Roland Wolf estuvieron un buen tiempo estudiando con pedagogos los estereotipos de estudiantes alemanes. “Pensamos que son figuras universales que existen en todos los sistemas educativos. La academia alemana es muy estricta, muchos alumnos nos confesaron lo presionados que se sentían por obtener la aprobación de sus padres con buenas calificaciones”, cuenta Kordeck, quien tiene mucha expectativa con respecto a la reacción de los niños venezolanos con la obra (apta para mayores de 8 años). Contará con un narrador, además de los subtítulos.

Wolf considera que el reto con el público infantil es lograr verosimilitud en los personajes. “Es complicado que un actor de 36 años de edad interprete a un niño de 8, pues la caracterización debe hacerse de tal manera que los más pequeños lo crean”.

Milena Baisch se estrena como dramaturga con esta obra. Como miembro del Grips Theater siempre le ha interesado mostrar una perspectiva social de los problemas que afrontan los más jóvenes. “Esa siempre ha sido la línea de estudio en los 40 años que tiene la agrupación, pues los niños son la semilla de la sociedad. Tenemos mucha expectativa con nuestra presentación en Venezuela, es la primera vez que interpretamos esta pieza fuera de Alemania”.


La princesa y Pierre
Trasnocho Cultural
Hoy y mañana, 6:00 pm
Entrada: 350 bolívares