• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Kerry Washington: “No deseo que nadie quiera ser como yo”

Kerry Washington / AP

Kerry Washington / AP

La actriz se ha destacado por su activismo durante el gobierno de Barack Obama. Y aunque colabora con la Comisión de Artes y Humanidades de la Casa Blanca, no piensa en obtener un cargo político

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante cinco temporadas Kerry Washington ha interpretado a Olivia Pope, la protagonista de Scandal. Una carrera en el cine le pavimentó el camino para que, en su primera experiencia en televisión, llevara las riendas de una de las series más exitosas del momento.

Celosa de su vida privada, Washington es una mujer de pocas palabras. Se declara feminista y cree en la igualdad de acceso a las oportunidades. La intérprete, que creció en el Bronx junto con Jennifer López, es titulada en Antropología y Sociología. Pero su pasión la ha llevado a trabajar codo a codo con Michelle Obama en la Comisión de Artes y Humanidades de la Casa Blanca.

Aunque sabe que puede ser considerada un ejemplo, no pretende serlo. Prefiere que las personas se identifiquen con lo que hace su personaje en la actual temporada. “Ella lucha para ser una mujer auténtica, trata de buscar su independencia y encontrar su lugar en el mundo”, afirmó la actriz por teléfono.

—¿Cómo ha cambiado Olivia a través de la historia?

—Ella ha encontrado la manera de averiguar quién es. Al principio ella se veía como una superheroína, creía que podía hacer de todo y a medida que ha avanzado se da cuenta de que es humana. Es maravilloso profundizar en ese aspecto.

—Ha estado involucrada en muchas causas sociales, ¿de dónde viene esa pasión?

—Esa pasión por el activismo viene del mismo lugar de donde viene mi amor por las artes, constituye una parte fundamental de mis creencias y de mis deseos de un mundo mejor. Creo que cada ser humano, cada historia, es importante. Creo en la igualdad, que ninguna persona merece algo más que otra. Ese es el espíritu que llevan cada uno de los personajes que he interpretado y el trabajo político que hago.

—¿Se plantea una carrera política a largo plazo?

—La verdad es que no estoy interesada en la política. Trabajo con la Casa Blanca, con el presidente Obama, en la Comisión de Artes y Humanidades. Pero solo lo hago para este gobierno. Nunca optaría a un cargo político porque me parece que sería una labor muy dura, muy difícil.

—¿Qué puede decir sobre la iniciativa Join Forces de la Casa Blanca? ¿Cómo es trabajar con Michelle Obama?

—La primera dama es la que lleva adelante la comisión con la que trabajo. Ella es, sin duda, una de mis personas favoritas. Es una mujer espectacular. Para mí fue un honor formar parte de Join Forces. Fue increíble dilucidar cómo podemos ser más empáticos y apoyar más a los veteranos de guerra.

—Es activa en la política, una actriz exitosa y un ícono de la moda. ¿Le gustaría ser un ejemplo para los más jóvenes?

—No quiero ser un ejemplo para nadie, aunque entiendo que pueda serlo porque tengo una vida pública. Pero no deseo que nadie quiera ser como yo, sino quien verdaderamente es. Y eso es lo que yo trato de hacer: saber qué está en mi corazón, qué quiero y qué es importante para mí. Eso es lo que creo que todos tienen que hacer, saber que cada uno es la celebridad de su vida, a qué ritmo late su corazón y qué quiere. Si luchan por encontrar la mejor versión de sí mismos serán más felices que si intentan ser otra persona.

—¿Cuál es el secreto del éxito de Scandal?

Scandal solo existe porque hay personas que la ven. Así que por eso estoy muy agradecida, tengo trabajo porque sintonizan la serie. Por otro lado, creo que lo que permite que tengamos una gran audiencia son los personajes, que son tan complejos que se parecen a personas que conocemos. También el reparto, que es muy variado en cuanto a razas, edades, géneros y preferencias sexuales.

Scandal

Canal Sony

Miércoles, 8:30 pm