• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El arte desborda las calles de Santa Lucía por última vez este fin de semana

La calle permaneció abarrotada de gente hasta medianoche | Carlos Germán Rojas

La calle permaneció abarrotada de gente hasta medianoche | Carlos Germán Rojas

Los artistas invitados desarrollan intervenciones y performances en las casas y espacios del barrio zuliano. La Velada ha congregado a centenares de espectadores en Maracaibo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Caminar por la calle 2D de Santa Lucía un viernes en la noche no es tarea sencilla. No se trata sólo de la mala reputación que ha adquirido este barrio patrimonial con el correr de los años, sino de la cantidad de gente que congrega para celebrar la última edición de la Velada de Santa Lucía. El encuentro abrió sus puertas a casa llena el viernes, con la participación de decenas de artistas nacionales y extranjeros que durante tres días conviven junto a sus obras con los vecinos de la zona.

El festival es una mezcla de expresiones artísticas que van del happening a la instalación, sin dejar de lado la pintura, la escultura y la fotografía. La propuesta también es híbrida en cuanto a nombres: es posible encontrar a artistas consagrados, como Magdalena Fernández, y a jóvenes artistas que exhiben su trabajo por primera vez, como la caraqueña Ximena Fuentes.

Fernández, representante del país en la Bienal de Venecia 2009, intervino el porche de una casa con una recopilación de las piezas en videoarte que exhibió hace un par de años en La Caja, en el Centro Cultural Chacao. Durante la noche es fascinante observar como el público interactúa con las guacharacas y la lluvia. “Nunca había visto una respuesta así de la gente ante la obra”, dice.

Fuentes, por su parte, es una joven creadora formada en Londres, que decidió regresar al país recientemente, por encontrar en Venezuela un mayor campo para la experimentación. Tiene 20 años de edad y participa en la Velada de Santa Lucía por primera vez. Su obra apunta a la creación de piezas que remiten a lo mágico y lo mitológico, y a las alusiones al lenguaje. En esta ocasión presenta una serie de objetos escultóricos, una suerte de muebles hechos con papel periódico y otros materiales cotidianos, que simulan siluetas de animales.

El evento central de la noche del viernes fue el performance La última Santa, de Clemencia Labin, artista y promotora del evento desde hace 13 años, quien anunció el año pasado que esta sería la última edición del proyecto que inicio en 2000, en una casa que adquirió en el barrio de Santa Lucía. En esta ocasión los espectadores entraban en fila y con máscaras al recinto. Allí veían a la artista, que en esta ocasión personificó a Santa Clemencia. “Es la primera vez que hago una santa feliz”, dijo la creadora, que permaneció durante 20 minutos con el rostro cubierto, en una suerte de altar donde coexistían obras bordadas y una litografía que le obsequió su mentor, el artista Sigmar Polke.

Entre las propuestas curatoriales, destaca la del británico Matthew Partridge, quien presenta la pieza Velocity Intercity. The last german picture shows, que realizó junto a otros cinco creadores. Las obras recrean una especie de sala de cine con dos pantallas, en las que se aprecian las creaciones en video de cada uno de los artistas. El tema central de la curaduría es el tiempo como ente en constante movimiento, sin pausa, así como la sensación de ser extranjero, incluso en el propio lugar de nacimiento.