• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Lo que debería ser oportunidad nace bajo el signo de la exclusión

Televisión Digital Abierta / AVN

Televisión Digital Abierta / AVN

Venezuela, el último de los grandes países latinoamericanos que inició transmisiones bajo la nueva modalidad, no ha definido aspectos como la fecha del apagón analógico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Televisión Digital Abierta llega a Venezuela con las mismas contradicciones del resto de la economía. La teoría refiere a un país petrolero que debería atraer inversiones y un gobierno que reconoce la necesidad de estimular la producción nacional, pero eso choca contra una práctica y un discurso oficiales en los que no hay interés en incentivar el sector privado o generar confianza en el bolívar.

La TDA debería verse como una oportunidad: en ese viejo televisor con antena de uso ocasional en el que se reciben hoy una docena de canales venezolanos de señal abierta, en el futuro le podrían llegar 100 o más estaciones distintas (algunas, incluso, en HD o alta definición) y con una muy superior calidad de recepción. “Pero quizás somos el único país que inicia su proyecto de TV digital con señales de exclusión para los canales independientes y críticos con el Gobierno”, señala Luis Carlos Díaz, periodista especializado en nuevos medios de comunicación.

“No le vamos a dar más canales a la burguesía. Suficientes con los que tiene. Esos canales se los vamos a dar al pueblo”. Con esa contundencia acerca de los medios privados se expresó el presidente Hugo Chávez el 5 de febrero de 2012 acerca de la televisión digital, luego de anunciar un convenio con el ministro de Planificación de Argentina, Julio de Vido, para la adquisición de decodificadores y otros equipos para la TDA.

 Un arma adicional. ¿Qué es la televisión digital abierta? No es sinónimo de alta definición, aunque en el futuro una programación HD podría inundar la pantalla por esa vía. No es un sustituto de los sistemas de suscripción de cable o satélite como Directv, Inter, Supercable, Cantv o Movistar, que penetran en aproximadamente 40% de los hogares, o 60%, si se toman en cuenta las conexiones ilegales. Se trata de una manera más avanzada de recibir los canales venezolanos que llegan tradicionalmente de manera gratuita (sistema analógico), sólo que esta vez requerirá de decodificador o antena especiales, según el tipo de televisor. La calidad de recepción puede ser igual a la de la TV por suscripción.

Pero en el lanzamiento efectuado el pasado 20 de febrero, en la plataforma sólo se incluyeron canales del Estado (VTV, ANTV, Vive TV, TVES, Telesur, Colombeia y 123) y cuatro privados (Venevisión, Televen, Meridiano TV y La Tele). Venezuela tuvo el último debut digital entre los principales países de América Latina. En una primera etapa, al menos, quedaron excluidos Globovisión, Vale TV, Canal i y TV Familia, entre otros, así como estaciones regionales o de suscripción. Hay un acontecimiento clave, el apagón analógico, cuya fecha no se ha anunciado de manera oficial (en el resto de la región ocurrirá entre 2015 y 2021): a partir de ese día, lo que se recibía por la antena tradicional se esfumará del éter.

“Podríamos decir que si antes el Gobierno tenía un tanque, un submarino, una fragata y un misil contra Globovisión, ahora suma una Kalashnikov, pero la situación del canal no cambia demasiado”, indica Fran Monroy, conductor del programa de informática y telecomunicaciones Código Abierto, en Planeta 105.3 FM. La concesión de Globovisión podría expirar en 2014, bastante antes de que se produzca un apagón analógico que todavía no conviene a las autoridades: la TDA, por ahora, sólo llega a las ciudades principales y a algunos ciudadanos a los que se han entregado decodificadores o cuentan con televisores habilitados para recibir la señal. “Hay localidades rurales donde, con antena, sólo se ve VTV”, recuerda Monroy.

Venevisión y Televen ya producen contenidos con calidad de alta definición, pero es improbable que se disfruten a corto plazo en la TDA. “Incluso estas cuatro estaciones privadas toleradas dentro de la televisión digital están igualmente castradas, sin directrices claras ni posibilidades de crecimiento”, advierte Monroy. Es probable que los únicos canales de HD se reserven para televisoras del Estado como VTV y TVES: imagine un programa como La Hojilla observado con lujo de detalles.

 

Los fabricantesEn el planeta hay cuatro sistemas de televisión digital, y Venezuela escogió el ISDB-T, que rige en Japón, Brasil y el resto de Latinoamérica, con excepción de México y Colombia. “Es un acierto, porque en este caso específico, el sistema de Estados Unidos (ATSC) no es el más universal”, reconoce Monroy. Omar Bernal, vicepresidente de Sony Venezuela, afirma que esta compañía se comprometió con el ISDB-T desde hace dos años. “Todo el portafolio de televisores de Sony Venezuela viene con sintonizador ISDB-T, es decir, no requiere del decodificador que reparte el Gobierno. Sin embargo, debido al desbarajuste que causa el control cambiario, muchos importadores traen por su cuenta televisores que sólo reciben el sistema estadounidense, por lo que necesitarán el decodificador”, añade.