• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La danza como un proyecto de país

El Cascanueces es la pieza que presentará la compañía en diciembre | Foto: Williams Marrero

El Cascanueces es la pieza que presentará la compañía en diciembre | Foto: Williams Marrero

Los montajes ya no duran en la cartelera de la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carrerño como en años pasados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los espectáculos más recientes que se han presentado en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño no han durado más de un fin de semana en cartelera, a diferencia de lo que ofrecía el complejo cultural hace dos décadas. Como ejemplo se pueden mencionar Venezuela diversa. Sueños e identidades, a cargo del Centro Nacional de Danza; Expresiones coreográficas, interpretada por el Ballet Teresa Carreño; y El Cascanueces, que estará en cartelera del 8 al 15 de diciembre. Presupuesto es el principal motivo que señalan integrantes de la fundación.

“Cada vez que se monta un espectáculo se debe establecer un presupuesto. Hay que pagar horas extra, iluminación. Son varios gastos. En la programación actual tenemos cuatro temporadas al año, es decir, sí se hacen cosas pero los días son muy pocos. También está el tema de las presentaciones en el interior del país. Para ello se requiere del apoyo de gobernaciones y de particulares y la compañía no lo tiene, el teatro muchas veces se autofinancia”, afirma Héctor Sanzana, uno de los coreógrafos de la compañía.

El bailarín Ricardo Rodríguez señala que la situación de las temporadas ha mejorado con relación a años anteriores: “Y vamos encaminados a tener cada vez más funciones”. Dice que no han tenido tiempo de ocio y así enumera las actividades que han realizado en 2012, además de las piezas: giras a otros países, preparación con coreógrafos del extranjero y actuaciones al aire libre. “Estamos preparados para asumir retos mayores y queremos que el año que viene sea mejor. Suficiente es una palabra que limita. Para mí nunca van a ser suficientes presentaciones, yo siempre quiero más”.

Depresión. Rodríguez relata que tras la muerte de Vicente Nebrada la compañía decayó y hubo una gran fuga de talento: “Fue muy duro. Llegabas al salón y éramos muy pocos”. Pero, agrega, los tiempos han cambiado y observa una evolución de la danza gracias a instituciones como Unearte.

Sanzana expresa que, a pesar del gran trabajo que realizó Nebrada, es necesario dejar el pasado y buscar nuevas figuras que hagan valer el ballet en el país.

“Tiene que surgir alguien que lo vea como un proyecto país, no como algo personal, tal como hizo José Antonio Abreu con el sistema de orquestas. Sí se puede lograr, la cosa es que haya gente que no esté cansada, porque hay que pelear todos los días”.