• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La danza de la vida denuncia la cruda realidad de los jóvenes en Guatemala

La realización del montaje fue coordinada por el Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (Cald) y las organizaciones "Caja Lúdica" y "Trasciende", que atienden a jóvenes en riesgo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El teatro, el baile, el hip hop y el rap confluyen en La danza de la vida, un espectáculo que denuncia la dura realidad de la juventud en Guatemala, donde sufre discriminación y violencia.

Nacidos en las entrañas de barrios marginales, el grupo, compuesto por 20 jóvenes, denuncia con destrezas de baile y danza cómo las fuerzas de seguridad del Estado "asesinan" a los jóvenes en una suerte de "limpieza social", algo que niegan las autoridades del país centroamericano.

"Con casaca y casaca (cuento) nos están matando a todos, de seguro están felices de hacernos eso", acusan estos jóvenes de entre 17 y 32 años en el espectáculo.

La realización del montaje fue coordinada por el Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (Cald) y las organizaciones "Caja Lúdica" y "Trasciende", que atienden a jóvenes en riesgo en el país centroamericano, considerado uno de los más violentos de la región.

El productor es Ángel Cañas, alias "Kame", un joven de 27 años dedicado a la promoción del hip hop en Guatemala desde los 15 años.

"Kame" explicó a Efe que le llevó más de año y medio seleccionar el elenco, hacer el guión y montar "La danza de la vida", que está llamada a sensibilizar a la sociedad y al Estado sobre la difícil situación que sufren los jóvenes en Guatemala por falta de oportunidades.

El joven productor indicó que más de 3.000 jóvenes son asesinados por armas de fuego en este país centroamericano cada año, al citar datos de la Procuraduría de Derechos Humanos.

Según esa Procuraduría, en el 2011 fueron asesinados 2.870 jóvenes de entre los 12 y 29 años, una cifra menor a los 3.007 de 2010 y a los 3.253 del 2009.

Organizaciones juveniles y humanitarias atribuyen esos crímenes a una supuesta "limpieza social", pero las autoridades aseguran que son el resultado de pleitos entre las pandillas, un fenómeno social que se registra con fuerza en países centroamericanos como Honduras, El Salvador y Guatemala, según datos del Banco Mundial.

"No es justo que nos maten sólo por el hecho de vestir diferentes. Somos jóvenes que tenemos derecho a vivir libremente", dice "Pibles" o "Steven 3", los alias de Bryan Córdova, quien interpreta a un joven proveniente de un barrio popular cuyo hermano es asesinado por fuerzas del Estado.

Córdova advierte que aunque en Guatemala no existe una ley que prohíba el uso se ropa holgada, por usar esa vestimenta la misma sociedad tilda a los jóvenes de pandilleros, en una especie de estigma social.

En el espectáculo los artistas también reprocha que son "hijos de la historia negada" porque, argumentan, les han borrado la memoria de lo que sucedió en el pasado, sobre todo en el conflicto armado que desangró el país entre 1960 y 1996.

Una joven relata con textos poéticos cómo transcurrió su infancia y denuncia que su familia fue desplazada luego de que su comunidad fuera masacrada durante el conflicto armado, en el que perdió a su padre y tíos.

"Danzar es recordar la vida", porque como la masacre de las "Dos Erres" hay muchas historias, señalan los jóvenes, que en escena lloran, ríen y bailan.

"Queremos dejar claro que es necesario recuperar nuestra memoria para poder entender lo que pasó y lo que hoy sucede. Muchos jóvenes desconocen el pasado porque han tratado de borrarles la memoria", insiste "Kame".

El coordinador del Programa Derechos de la Juventud de Caldh, Abner Paredes, explicó a Efe que "La danza de la vida" representa la situación de "agresión y violencia" en la que vive la juventud en Guatemala.

"Existen una serie de prejuicios y estigmas" contra este sector y por eso se decide montar esta obra con los jóvenes, con el objetivo de buscar poner fin a los estereotipos, asegura Paredes.