• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Un abanico es el culpable de desencadenar chismes y enredos amorosos

Se escogió una comedia para que los alumnos trabajaran personajes característicos | Foto Manuel Sardá

Se escogió una comedia para que los alumnos trabajaran personajes característicos | Foto Manuel Sardá

Desde octubre los noveles artistas aprenden tanto técnicas de interpretación como a trabajar en equipo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El teatro es una de las artes que gana cada vez más terreno en el gusto de los venezolanos, por lo que es lógico que los jóvenes se interesen en incursionar en las tablas. Es el caso de un grupo de muchachos que recién finalizó el Taller de Formación Actoral Juvenil del Grupo Teatral Skena, que presentó ayer la pieza El abanico del dramaturgo italiano Carlo Goldoni en el teatro del Centro Cultural Chacao. Hoy habrá otra función.

La comedia sobre líos amorosos está ambientada en un pueblo donde vive una joven noble llamada Cándida, que está muy enamorada del señor Evaristo. Un día su abanico cae al suelo y se rompe. El hombre piensa que es su culpa y decide reponerle el objeto roto, pero para hacérselo llegar a la muchacha utiliza como intermediaria a una ocurrente aldeana, sin darse cuenta de que mientras le pedía ese favor una comerciante los veía. A partir de ese momento comienza una serie de enredos y malos entendidos que involucra a todos los habitantes del lugar.

Sara López, conductora del taller de Skena en Chacao y encargada de la dirección del montaje, cuenta que las clases comenzaron en octubre. Hace tres meses los alumnos dieron inicio al proceso de montaje de la obra. “La primera parte fue de ejercicios de actuación, compenetramos al grupo y los enseñamos a trabajar en equipo. Más que manejar técnicas actorales, lo que se pretende es que ellos aprendan a tener disciplina, responsabilidad, compromiso con el trabajo, todas cosas que les pueden servir en la vida diaria, independientemente de que sean actores o no”.

Añade que se eligió El abanico de Goldoni porque es una comedia. “Se presta más para que los jóvenes trabajen los personajes característicos y para que hagan cosas distintas a lo que comúnmente hacen”, asegura.

La directora considera que ya no se montan piezas de comedia clásica con tanta regularidad, por lo que esta es una oportunidad perfecta para que los alumnos experimenten cosas nuevas con su cuerpo, su voz, el imaginario y los textos.

También se cuidaron de escoger una obra que ofreciera un buen mensaje al público. “Esto tiene que ver con el tema del respeto, porque a partir de un chisme se crea todo un conflicto. Así que es preferible una comunicación directa y clara. Queríamos que los jóvenes captaran esa idea”, indica López. “Mi trabajo con ellos fue muy interesante. Para muchos es la primera vez sobre un escenario. Al principio es difícil entender el proceso de trabajo, pero ellos tienen mucha disposición y al final se logró hacer un buen equipo. Ha sido muy bonita la experiencia”, agrega.

La directora espera que los noveles actores continúen formándose en sus talleres y asegura que, con más tiempo de ensayo y trabajo duro, conseguirán un espacio en obras de teatro profesionales.

La actriz Sara Vargas Nessi, de 19 años de edad, es una de las integrantes del grupo y cuenta que ha disfrutado la experiencia. “Trabajamos el crecimiento personal más que la actuación. Siento que soy una persona completamente diferente antes y después del taller”, afirma.


El abanico

Centro Cultural Chacao, avenida Tamanaco, El Rosal

Función hoy, 8:00 pm

Entrada: 100 bolívares