• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La crisis hizo mella en el Festival de Cine Venezolano

Karina Gómez reconoce la poca participación este año de directores de renombre | Foto: Archivo

Karina Gómez reconoce la poca participación este año de directores de renombre | Foto: Archivo

Desde hoy hasta el jueves se realiza el certamen en Mérida. Los organizadores aseguran que algunos productores prefirieron no enviar sus largometrajes debido a que aún es incierto que se estrenen este año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No hay resquicio en la incertidumbre que envuelve al cine nacional este año. No solo es el retraso en el estreno de filmes, sino también las reservas de cineastas y productores a mostrar sus películas en festivales nacionales cuando aún no conocen la fecha en que serán incluidas en cartelera.

El llamado ahorro energético –que disminuyó los horarios en salas– hizo estragos en la selección oficial del Festival de Cine Venezolano de Mérida, que se celebrará desde hoy hasta el jueves.

Son diez los largometrajes participantes, en su mayoría firmados por autores noveles que este año competirán con Diego Rísquez, el único nombre de peso en el certamen con El malquerido. En 2012 ganó como Mejor Dirección por Reverón y en 2005 Manuela Sáenz recibió el galardón como Mejor Película. Otro autor conocido en este certamen es Jackson Gutiérrez, que esta vez se hace presente con 4 esquinas.

Algunos críticos, periodistas y asiduos espectadores de esta actividad esperaban ver, por ejemplo, Desde allá de Lorenzo Vigas, ganadora del León de Oro en Venecia, pero no estará en la programación.

Karina Gómez, presidente del festival, indica que los productores del filme decidieron no presentarlo ante la inseguridad de su estreno este año. Aun cuando está anunciado para septiembre, se teme que pueda ser pospuesto otra vez. “La falta de certidumbre hace que tampoco quieran estar acá. Muchas veces lo que motiva a los cineastas a competir es que las reseñas impulsan la taquilla. Podrían perder vigencia”.

Otra producción que menciona es El show de Willi de Fernando Venturini, que inicialmente estaba prevista para abril.

De las 10 competidoras, 6 han sido estrenadas entre 2015 y 2016. El malquerido es la que más espectadores ha tenido con aproximadamente 318.889. Le siguen Muerte suspendida de Oscar Rivas Gamboa (129.418), Amor cuesta arriba de Nelson Núñez (23.422), Sonata del pajarillo de Heitters Díaz (14.110), Guerra de Vargas y Morillo de Sandro Sánchez (1.880) y La gran pelea de Luis Cerasa (1.163). Las dos últimas se presentaron este año. Las únicas que no son óperas prima son El malquerido, 4 esquinas y La gran pelea.

“Siempre me ha gustado la amplia participación de primeras películas. Sin embargo, es común la presencia de obras de realizadores conocidos. Este año no tengo idea de lo que va a pasar”, indica Gómez sobre la actividad en la que han debutado cineastas como Luis Carlos Hueck, director de Papita, maní, tostón, la producción venezolana hasta ahora más vista en el país con poco más de 1,9 millones de espectadores.

Otras óperas prima que se presentaron en Mérida y que se encuentran entre las 20 cintas nacionales más vistas son Secuestro Express de Jonathan Jakubowicz (932.487 personas), La hora cero de Diego Velasco (931.201), Azul y no tan rosa de Miguel Ferrari (625.398) y La casa del fin de los tiempos de Alejandro Hidalgo (623.856).

En Mérida pensaron en suspender. “Varios integrantes de mi equipo me propusieron cancelar, pero nunca fue una opción para mí. En 2014, cuando se intensificaron las protestas, la ciudad estaba casi paralizada y hubo más de 200 estudiantes inscritos para los talleres”, recuerda sobre la edición en la que El regreso de Patricia Ortega obtuvo el premio a la Mejor Película.

Gómez cuenta que otro motivo de discusión fue la inclusión de El abrazo de la serpiente de Ciro Guerra, cinta coproducida entre Colombia, Argentina y Venezuela. “No era justo. Es regla que las participaciones minoritarias formen parte de las muestras paralelas, pero no de la competición oficial”.

La proyección de la cinta, sin embargo, está en duda por razones técnicas. “Si bien dicen que Mérida es la ciudad del cine por el festival y la escuela, adolece de buenas salas. Esa producción está en formato DCP y el equipo que tenemos es prestado para funciones que están programadas”, informó Gómez.

La Gran Pelea de Luis Cerasa


Guerra de Vargas y Morillo de Sandro Sánchez

Muerte Suspendida de Oscar Rivas Gamboa

El Malquerido de Diego Rísquez