• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La crisis arropa al sector editorial

Libros Vintage | Archivo

Hoy se celebra el Día Internacional del Libro | Foto Archivo El Nacional

Los costos de producción han aumentado casi cuatro veces este año. La incertidumbre de imprentas y editoriales aumenta con el Simadi. En un mes un libro a color valdrá un sueldo mínimo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Venezuela, el libro celebra su día internacional vestido de crisis. La producción editorial se ha dificultado debido a una realidad que enfrentan empresas de otros ramos: la escasez de dólares.

Las dificultades para obtener divisas inciden directamente en la falta de tinta, papel, planchas, repuestos y otros insumos necesarios para las imprentas. Esto impacta en los procesos editoriales y en el precio final de venta al público.

En 2014 se realizaron dos subastas a través del Sicad I, a las que el sector editorial fue convocado. Sin embargo, la mayoría de los dólares asignados fueron destinados a la importación de libros. Este año, la adquisición de divisas a través de Simadi se ha complicado.

Miguel Pérez Carreño, gerente administrador de Gráficas Lauki, aseguró que el negocio de impresión ha sido afectado por el control de cambio y la salida del país de editoriales como Random House.

“Desde el año pasado no ha habido más divisas preferenciales para editoriales ni imprentas a través de los mecanismos establecidos. Tampoco ha habido aprobaciones del Simadi y creo que muchos acuden al mercado negro. Por eso, el precio de una hoja de papel bond se triplicó. Eso pasa con las planchas y las tintas”, añadió.

El panorama es complejo. Las imprentas trabajan por debajo de su capacidad instalada por falta de repuestos e insumos. Las pocas que todavía tienen papel lo administran e imprimen un número reducido de ejemplares, dijo Rosalexia Guerra, gerente de Libros El Nacional, para quien la crisis en el sector es inminente.

Mariana Marczuk, directora general de Editorial Planeta, indicó que 80% o más de sus textos son de producción local: “Siempre hay una porción que importamos. El año pasado pudimos hacer una importación vía Sicad, pero este año no hemos podido hacer nada a través del Simadi”.

Marczuk agregó que los porcentajes de aumento de costos cambian de un día para otro. “Hoy, el costo de producción de un libro es el precio de venta de hace pocos meses: entre 600 y 800 bolívares”, completa.


La complejidad de los procesos. Cuando un libro llega a las manos del lector, ha pasado aproximadamente un año desde su concepción hasta ese momento y se trabaja de la mano con las imprentas. Este año, estas compañías ofrecen las cotizaciones con vigencia de cuatro días a una semana, lo que obliga a las editoriales a adelantar los procesos de edición, corrección de estilo, diagramación y diseño de portadas, entre otros, sin saber cuánto costará imprimir un texto.

Pérez Carreño reconoció que ahora la vigencia de los presupuestos es más corta. En Gráficas Lauki es de 4 días cuando anteriormente era de 30. “Como los insumos están dolarizados y nuestra moneda se devalúa todos los días, diariamente hay precios nuevos y tenemos que cotizar constantemente”.

John Manuel Silva, de Ígneo Editorial, saca las cuentas: “Es un proceso lento y muy difícil de llevar cuando la moneda se devalúa casi a diario. Hoy cuesta 850 bolívares imprimir un libro de un poco más de 100 páginas. A ese costo hay que sumarle lo que se le paga a quienes están involucrados en el trabajo editorial. Para ganarle hay que vender ese libro en 1.600 bolívares”, señaló el escritor.

Guerra predice que el país enfrentará un período en el que la lectura será inviable. “Es muy sencillo: dentro de un mes un libro de 200 páginas, de una tinta, tendrá un precio de venta al público de un mínimo de 2.500 bolívares mientras que uno a color pasará de 5.000. ¿Cuánto costará un libro a final de año? No tengo la menor idea. Cuando un texto a cuatro tintas vale un sueldo mínimo, revela la condición de un país empobrecido en términos culturales”, concluye.