• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

25 años de creación escénica se festejan con García Lorca

En la historia, diez personajes dialogan con el poeta. Lo atormentan y lo sanan | FOTO OMAR VÉLIZ

En la historia, diez personajes dialogan con el poeta. Lo atormentan y lo sanan | FOTO OMAR VÉLIZ

El Teatro Nacional Juvenil, creado por Carlos Giménez en los noventa, trabaja actualmente en un proyecto contra la discriminación. Lo dirige Héctor Becerra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fue Comedia sin título de Federico García Lorca el estreno del Teatro Nacional Juvenil de Venezuela en las tablas. Era mayo, comenzaba la década de los años noventa y Carlos Giménez lideraba el grupo con la intención de hacer obras de calidad, tanto en Caracas como en el interior del país.

Cuando han pasado 25 años de aquella primera vez, la agrupación vuelve a las tablas con el dramaturgo español. Pero no con una pieza de su autoría, sino sobre su obra y él.

Yo, Federico es un monólogo escrito en 2006 por Jan Thomas Mora Rujano con el que el Teatro Nacional Juvenil celebra sus 25 años. El montaje, dirigido por Dairo Piñeres, se presentará desde hoy y hasta el domingo en la Sala Anna Julia Rojas.

El poeta, interpretado por Theylor Plaza, está en esa eternidad que es la muerte y dialoga con los personajes de sus obras: Poncia, Yerma, Mariana Pineda y Bernarda Alba; pero también interpela a seres que formaron parte de su vida, como Francisco Franco, Salvador Dalí, su hermana y un viejo amor. La danza flamenca y la contemporánea, la música en vivo, máscaras y una cuidada iluminación forman parte de la obra.

“Estamos en esa búsqueda de nuevas dramaturgias. Haciendo que los actores se arriesguen a jugar con sus cuerpos y expresar no solo con textos sino también con movimientos”, afirma Héctor Becerra, quien forma parte del grupo desde sus inicios y lo dirige desde hace 12 años.

Sentido de pertenencia. En la época de Giménez llegaron a crearse 14 núcleos del Teatro Nacional Juvenil. El objetivo era realizar producciones de excelencia y hacer de los jóvenes actores profesionales, recuerda Becerra. “La formación era desde el escenario y para el escenario. La confrontación con el público era fundamental”.

Desde 2008 la agrupación se ha dedicado a un proyecto que denomina Teatro por la Identidad, con el que trabajan obras que denuncian la discriminación en cualquier ámbito.

“Ya no podemos tener una compañía estable como antes, cuando se pagaba un sueldo, se hacían talleres en la mañana, lecturas en la tarde y ensayos en la noche. Hoy en día es imposible porque la gente tiene muchas cosas a la vez y es difícil coincidir horarios y voluntades. Se arman elencos por proyecto. Sufrimos del ‘vente tú’ y de una época en la que priva la inmediatez, en la que hay mucha dispersión entre los jóvenes”, dice el director.

Sobre el principal valor en estos 25 años, afirma: “El sentido de pertenencia. Nos ha servido a un montón de gente y a mí mismo para encontrar un lugar dentro de esta sociedad tan caótica. Ante cualquier revés de afuera, tienes un mundo donde refugiarte”.

Yo, Federico
Sala Ana Julia Rojas, Unearte
Funciones: miércoles a sábado, 7:00 pm; domingo, 6:00 pm
Entrada: 100 bolívares