• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El control aumentará en el cine nacional

Bolívar, el hombre de las dificultades, de Luis Alberto Lamata, fue protagonizada por Roque Valero

Bolívar, el hombre de las dificultades, de Luis Alberto Lamata, fue protagonizada por Roque Valero

Realizadores consideran que el traspaso de la Villa del Cine y Amazonia Films al Minci está asociado al interés del Estado de que se produzcan más películas socialistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque la Fundación Villa del Cine fue creada en 2007 como ente adscrito al Ministerio de la Cultura, en febrero de este año, mediante el decreto presidencial 791 publicado en la Gaceta Oficial 40357, fue transferida al Ministerio de Comunicación e Información. También, pero en junio, la distribuidora Amazonia Films, fundada en 2006, fue traspasada a la cartera dirigida por Delcy Rodríguez.

Estos cambios reabren el debate sobre lo que favorece a la cinematografía nacional. Varios realizadores no entienden el por qué de las transferencias y desde su experiencia concluyen que se interferirá en los contenidos de las películas, aumentará la burocracia y se dificultará el acceso a los financiamientos.

El crítico y documentalista Sergio Monsalve afirma que es difícil predecir qué procesos serán modificados, pero que seguro vendrán cambios en los guiones de las películas. “El paso al Minci, sin duda alguna, va a significar una transformación en el plano de los contenidos y la administración. Y eso es conforme con la política de centralización que vivimos”, dice.

Hernán Jabes, que dirigió Macuro en la fundación creada por Hugo Chávez, considera que la burocracia aumentará: “La Villa del Cine ya funciona como un ministerio. Con otro tan grande encima será todo más complicado, la selección de proyectos será obstaculizada, habrá más control, más problemas”.

Carlos Caridad, director de Bloques, indica que el cambio de la fundación puede entenderse más que el de Amazonia Films. “Es inexplicable porque no sé de qué puede servir una distribuidora en el Minci”.

Inconformidad

Los cineastas consultados no dan con una explicación que les convenza. Y aún hoy, desde febrero, no saben con certeza por qué fueron transferidas ambas instituciones al ministerio encabezado por Delcy Rodríguez.

Una fuente cercana a la Villa del Cine y Amazonia Films, que prefirió no ser identificada, piensa que adscribir esos entes al Minci responde al descontento gubernamental acerca de su operatividad: "No se estaban produciendo muchas películas socialistas y no se aprovechaban las instalaciones de la productora, que están ubicadas al final de la autopista Gran Mariscal de Ayacucho, en Guarenas".

Esto fue confirmado por Monsalve: “No estaban conformes con la cierta libertad que había. Se dieron cuenta de que se produjeron algunos largometrajes que no necesariamente tienen el carácter socialista que buscan”.

Sin embargo, existe otra motivación que los cineastas conocen, pero de la que no todos hablan: en la Villa del Cine también se hará televisión. “Eso es lo que se dice de manera extraoficial. Pero la Villa está hecha a medida para hacer cine y eso no tiene que ver en lo absoluto con televisión: los equipos, el personal humano, las cámaras son diferentes”, expresa Caridad.

No se conoce si esto tiene que ver con el anuncio que en agosto del año pasado hizo Nicolás Maduro, sobre la creación de un centro del Estado para la producción de telenovelas.

¿Cine panfletario?

Al ser el Ministerio de Comunicación e Información un ente encargado de la propaganda del Estado, surge una pregunta: ¿marchará el cine nacional hacia una cinematografía de panfleto?

“Lo hacen tan mal que no podrán hacer películas de propaganda nunca”, manifiesta la fuente cercana a la Villa del Cine y a Amazonia Films.

Caridad afirma que en Venezuela los tiempos para hacer una película son muy largos, de dos a cinco años, por lo que producir filmes propagandísticos no sería muy inteligente. “Si vas a hacer una cinta sobre la Misión Vivienda, por ejemplo, quizás cuando la estrenes ya no se llame así”.

Monsalve es un poco más pesimista: “Está bastante claro que quieren tener un ente que marque una agenda aún más propagandística de la que ya tienen, porque saben que les vienen tiempos duros. Es preocupante, hay que ver qué va a pasar. Ya estamos viviendo un proceso de producción de cine estalinista y ahora se va a acentuar”.

kfranceschi@el-nacional.com