• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

"No continuaré al frente de Cultura Chacao: cerré un ciclo como profesional"

Diana López / Manuel Sardá

Diana López / Manuel Sardá

La también artista plástico asegura que fue una decisión personal que le llevó tres meses tomar y que nada tiene que ver con la rivalidad de Emilio Graterón con el nuevo alcalde del municipio, Ramón Muchacho

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sentada en la plaza de Los Palos Grandes, Diana López no solo responde las preguntas del periodista. También contesta las de algunos transeúntes. La que más se repite tiene pocas letras: “¿Te vas a quedar”? Pero ella no sabe qué decir, todavía.

Luego del intercambio de palabras con los vecinos, la presidenta de Cultura Chacao por más de una década tiene los ojos rojos a pesar de que son avellana. “Esto ha sido lo más bonito de todo”, dice. Se refiere al trabajo realizado para el municipio de la mano con la comunidad. Las alianzas, asegura, fueron uno de sus mayores logros, además de hacer de su gestión una referencia nacional.

—¿Hace once años pensaba que iba a estar en donde está ahora?

—Yo llegué a la Alcaldía de Chacao con el objetivo específico de incorporar a niños y jóvenes a la actividad cultural. Era nuestro reto. No había programas para adolescentes en ese momento en el municipio y creo que pocos en Caracas. Mi vocación como gestora y formación como artista plástico me ayudó mucho para ver qué teníamos y hacia dónde podíamos ir. No me imaginé que íbamos a lograr tanto. Eso es satisfactorio y hay que reconocer la importancia de la participación de la comunidad, del equipo de trabajo y de los dos alcaldes, Leopoldo López y Emilio Graterón, que creyeron en lo que nosotros propusimos. Lo que quisimos hace ocho años fue proyectar al municipio como una referencia cultural de la ciudad y ese fue nuestro mayor logro. Para mí, Cultura Chacao ha sido una gran obra. Fue la oportunidad que tuve de crear en colectivo.

—Y esa referencia es indiscutible, incluso en todo el país…

—Sí, desde hace como cinco años empezamos a trabajar también con los municipios Sucre y Baruta en actividades como el rescate del Festival internacional de teatro de Caracas. También con la Alcaldía Metropolitana. Luego nos vinculamos con jurisdicciones y otros centros culturales del interior del país.

—En un ejercicio de autocrítica, ¿cuáles considera que fueron sus logros y fracasos?

—A mí siempre me gusta hablar de nosotros porque esto ha sido un trabajo en equipo. Uno de nuestros mayores logros ha sido el desarrollo del programa Arte en la Calle, que comenzó cuando Alejandro Blanco Uribe presidía la institución con pequeños conciertos que se llamaban Chacao pone la música. Eso se fortaleció con cines en la calle y espectáculos, para consolidarse recientemente en actividades tan importantes como Por el medio de la calle, el Paseo de Los Palos Grandes y el Festival de la lectura. Todo fue paulatino y la gente fue alimentando los proyectos. Le pudimos ofrecer a la ciudad dos infraestructuras importantes como la biblioteca de Los Palos Grandes y el Centro Cultural Chacao, incluido el teatro. En Caracas no se construía un teatro de carácter público desde que se edificó el Complejo Cultural Teresa Carreño y uno municipal desde la Presidencia de Antonio Guzmán Blanco. A partir de entonces otros municipios comenzaron a restaurar sus salas. La Ludoteca que está en la plaza de Los Palos Grandes fue la primera de la ciudad. Respecto a los desaciertos, creo que falta trabajo en la formación ciudadana en cuanto a la convivencia, pero hemos avanzado muchísimo al respecto.

—¿Pudo la comunidad llevar a cabo sus propios proyectos culturales?

—¡Claro! Hemos visto cómo diversas agrupaciones han ido creciendo acompañadas de Cultura Chacao. Relectura, por ejemplo, fue un proyecto independiente que hoy en día es una organización completa. A los creadores de Union Rock Show se les asesoró sobre cómo organizarse como una productora y hoy en día realizan conciertos en todo el país. Gestionar cultura es eso: crear los espacios para que los ciudadanos puedan llevar a cabo sus proyectos culturales. Nosotros somos plataforma de difusión.

—Ahora que el municipio tiene nuevo alcalde, ¿seguirá usted a la cabeza de Cultura Chacao?

—La conversación con Ramón Muchacho fue muy cordial y él reconoce que hay un trabajo adelantado desde hace muchos años, incluso desde que Irene Sáez era alcaldesa. No voy a continuar al frente de Cultura Chacao, pues creo que es un ciclo que cumplí como profesional. Espero que quien quede a la cabeza le dé continuidad a lo que los tres presidentes de la institución hemos construido a lo largo de 20 años. El alcalde afirmó que mi equipo de trabajo, integrado por cerca de 100 personas, continuará.

—¿Se va a otra alcaldía?

—Estamos conversando con David Smolansky en trabajos de asesoría, pues El Hatillo tiene un gran potencial desde el punto de vista cultural y turístico. También hablamos con alcaldías del interior del país. Sería una gran oportunidad para que se pueda replicar el modelo de gestión cultural de Chacao.

—Pero si continuará trabajando en la gestión pública, ¿por qué no sigue en Chacao? ¿La  decisión de irse no tiene nada que ver con la rivalidad pública entre Emilio Graterón y Ramón Muchacho?

—No. Es una decisión personal que me llevó tres meses tomar. Nuestro objetivo principal fue convertir Chacao en una referencia cultural y eso se cumplió. Se cierra el ciclo.

—¿Es cierto que Ramón Muchacho no permitirá la realización de más actividades culturales de calle en el municipio?

—No tengo información al respecto, solo sé que quiere darle continuidad al Festival de la lectura.

—¿Hará algo además de asesorar alcaldías en el tema cultural?

—Recientemente estuve en una asamblea de Interlocal, una red de ciudades iberoamericanas dedicadas a la formación de gestores culturales, y fui elegida para presidirla junto con María Victoria Alcaraz (Argentina).

—¿Aspiraría a un cargo de elección popular?

—No en este momento, pero no lo descarto en el futuro. Por ahora solo dirijo el movimiento cultural de Voluntad Popular.


Plan quinquenal de cultura

Diana López preparó un plan quinquenal de cultura para el municipio Chacao unos meses antes de tomar la decisión de renunciar al cargo que desempeñó durante 11 años. Fue un trabajo arduo que duró dos años y que fue coordinado por el sociólogo Tulio Hernández. Además de organizaciones aliadas a la institución que presidía, contó con la participación de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello, entre otros.

El texto resume en 10 metas hacia dónde debe ir la gestión municipal en lo que respecta a la cultura. “Es decisión del alcalde o de los concejales cumplirlo”, manifiesta López. Está convencida de que el plan podría funcionar, incluso, en otros municipios del país. “Las ciudades que son exitosas en esas áreas es porque tienen una planificación a 10 años, como Medellín (Colombia), o el Plan Nacional Cultural de Brasil, en el que se empezó a trabajar desde que Gilberto Gil era ministro de Cultura”, concluye la artista.