• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

"No contaban con mi astucia" y otras frases célebres de Gómez Bolaños

El Chapulín Colorado

El Chapulín Colorado

Cada uno de los personajes interpretados por Roberto Gómez Bolaños hizo de Chespirito una inspración para la forma de hablar. Tenían oraciones propias que caracterizaban las series y programas del productor, guionista y actor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los personajes de Chespirito se caracterizaron por frases que se hicieron célebres. Eran utilizadas en momentos cumbre de los episodios de los programas que Roberto Gómez Bolaños creó y en los que actuó. Todas usan el humor como elemento para resaltar las sátiras que solía hacer el guionista. Algunas son:

Fue sin querer queriendo… Así decía el Chavo del 8 cada vez que lo regañaban.

Se me chispoteó… Es un verbo que no reconoce la Real Academia de la Lengua Española pero que Roberto Gómez Bolaños incluyó en el lenguaje de los mexicanos cada vez que dicen algo inoportuno, tal como era el Chavo del 8.

Para qué te digo que no si sí. Si Cantinflas puso un estilo de hablar enredado y sin sentido, Chespirito lo plasmó en las frases de algunos de sus personajes como la Chimoltrufia y el Chómpiras.

“Popularidad es el número de personas que te conocen y te siguen y van a ver tus cosas y Cantinflas no estuvo en la televisión y por tanto ni de casualidad se me puede acercar”, dijo Gómez Bolaños en 2003 al considerarse más grande que el llamado Mimo de México.

Más rápido que una tortuga, más fuerte que un ratón, más noble que una lechuga, su escudo es un corazón. Así comenzaba el programa del Chapulín colorado, el “superhéroe” más famoso de la televisión mexicana.

¡Síganme los buenos! En la década de 1970 no existía todavía Twitter pero el Chapulín colorado ya le pedía a los televidentes que lo siguieran, pero solo los que fueran buenos como él porque en sus aventuras el bien siempre ganaba.

No contaban con mi astucia. Aunque era torpe al actuar, El Chapulín colorado terminaba por vencer a los villanos y al salirse con la suya remataba con esa frase.

Que no panda el cúnico. Si Chespirito era experto para poner a cantinflear a sus personajes, porqué no jugar con las palabras como lo hacía con el Chapulín.

Silencio, mis antenitas de vinil están detectando la presencia del enemigo. No solo la astucia era el arma del Chapulín colorado, sino sus antenitas que servían como sensores y se movían de una manera peculiar.

¿Sabías que la gente sigue diciendo que tú y yo estamos locos? Muchos personajes pudieron volver loco a Roberto Gómez Bolaños, pero los únicos locos eran los chifladitos: Lucas Tañeda y Chaparrón Bonaparte, que hacían reír por sus sketchs sin sentido.