• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El compromiso sigue a pesar de la incertidumbre

Globovisión | Foto: Henry Delgado

Globovisión | Foto: Henry Delgado

En la quinta blanca de La Alta Florida, donde habita la familia del canal 24 horas de información, el ánimo no decae tras el anuncio de la venta. Hay muchas dudas, sí. Pero, por ahora, la premisa es continuar trabajando como lo han hecho siempre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un piquete de la Policía Nacional custodia el acceso al edificio de Globovisión, después de los ataques recibidos tras la muerte del presidente Hugo Chávez. Aunque esa situación no tuvo que ver, mantiene en tensión los ánimos en una semana en la cual a los empleados del canal les fue confirmado un rumor que había corrido en las redes sociales durante el fin de semana: la planta cambiaría de dueños.

El paquete accionario de la familia Zuloaga en Globovisión será vendido al empresario venezolano Juan Domingo Cordero. Esas acciones suponen la propiedad de 80% del único canal de televisión nacional que se opone al Gobierno.

Aunque se permite el acceso a una parte de las instalaciones –rodeadas por un halo de pesar–, el hermetismo de los trabajadores y de su directiva sobre el tema es casi total. Quienes consiguen hablar sólo atinan a esbozar palabras que, superadas las emociones, confirman que el compromiso sigue en pie.

“Primero teníamos un poco de incertidumbre. No voy a negar que nos movieron los rumores, pero esperamos la información”, cuenta Gabriela Salcedo, reportera del noticiero. “Vamos a seguir haciendo lo que hemos hecho. Yo me formé en este canal. La experiencia y lo vivido aquí no me lo quita nadie. Ese es mi aprendizaje de vida y por eso voy a continuar durante estos 32 días trabajando como lo he hecho hasta ahora. Luego evaluaré cómo vienen las cosas y tomaré decisiones”, expresa.

Luego de conocerse la noticia, muchas de las dudas del personal fueron despejadas, pero otras aumentaron. Uno de los mayores temores de los trabajadores y de la audiencia es la posible implementación de una nueva línea editorial por parte de la próxima directiva.

Roberto Giusti, conductor de Grado 33, piensa que el cambio en las políticas informativa y de contenido de la señal no será drástico. “Eso es un temor, pero no lo podemos afirmar rotundamente”, dice. “Lo que sí llama la atención es el hecho de que la concesión vence en dos años. Y si tú haces una inversión importante para transmitir sólo por ese tiempo, el negocio no tiene sentido. Así que uno se imagina que, de alguna manera, los nuevos dueños tendrán la garantía de la renovación de la concesión. Y eso es bueno, para los trabajadores de la planta y en el sentido de que se van a proteger los intereses del público al cual nos debemos”, agrega.

La mayoría de quienes allí trabajan deja ver que seguirá dedicada a lo mismo. Sólo algunos hablan con desánimo. “Globovisión es una familia, con calor y armonía. Lo que siento es que se está perdiendo parte de ella. Aquí nadie quiere alejarse del canal. No creo, ni quiero pensar, que tengan que cerrar”, indica Roger Ramírez, camarógrafo conocido como Mario Bros, quien laboró tres años en la desaparecida RCTV.

Aún falta poco más de un mes para concretar la venta. Las negociaciones fueron suspendidas hasta después del 14 de abril, día de las elecciones presidenciales.

El “esperar a ver qué pasa” seguirá como un pacto silente que rodea la quinta de La Alta Florida.