• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El color no será impedimento para conseguir amigos

El montaje es el primero que produce el CNT este año | FOTO Leonardo Guzmán

El montaje es el primero que produce el CNT este año | FOTO Leonardo Guzmán

Escrita por José Luis León y dirigida por Yelitza González, la obra infantil de títeres habla al espectador sobre la tolerancia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un niño ha estado burlándose de Ariana porque su piel es completamente azul. “El color no determina nada, Pablito”, le dice la maestra del relato al estudiante. Entre música, juegos de colores y mucho humor transcurre la pieza teatral que el Centro Nacional de Teatro estrenará hoy en el Teatro de Catia y que luego recorrerá las salas que forman parte del circuito de teatros del oeste.

La niña azul, pieza de títeres creada por José Luis León y dirigida por Yelitza González, habla al espectador sobre la tolerancia, la paz y la aceptación del otro, con sus diferencias y similitudes. “La obra trabaja dos técnicas: el títere de mesa y el muppet, porque me parece que son llamativos y me permiten mostrar los colores del arcoiris, pero no de la forma convencional sino a través de los muñecos”, explica la directora, que formó parte del grupo Naku y que desde 2010 dirige la compañía Teatro y Títeres Malabares.

El montaje recrea las aventuras de Ariana para poder hacer amigos. Al ser rechazada en un primer momento por los demás niños del colegio, decide cambiar de color y se pinta de amarillo, como la luz del Sol. Pero aún así no da resultado. Entonces huye en busca de un lugar donde la quieran. Los habitantes del pueblo se dan cuenta de su error y diseñan un plan para que la niña azul regrese y sea feliz.

El elenco que da vida a los personajes fue seleccionado de entre los asistentes a la Clínica de Manipulación de Títeres, dictada por el CNT, cuenta su director, Alfredo Caldera: “Fue hace dos meses que se decidió que se iba a programar. Esta es una de las dos producciones de este año del CNT. Queríamos que fuera de títeres porque es una forma teatral que está diseminada y tiene un gran desarrollo, pero que quizás no ha tenido la suficiente visibilidad a pesar de que cuenta con un festival. Afortunadamente a partir de la transformación revolucionaria ha habido un poco más de apertura”.