• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Michael Haneke, premio Príncipe de Asturias

El director de cine y guionista austríaco Michael Haneke | AFP

El director de cine y guionista austríaco Michael Haneke | AFP

El director de cine y guionista austriaco-alemán obtiene el galardón que en 2008 recibió el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El director de cine y guionista austriaco-alemán Michael Haneke (Múnich, 1942) ganó el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2013. Del último premio Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa por Amor, uno de los intelectuales más respetados de Europa, ha destacado el jurado: “Haneke ilumina y disecciona con deslumbrante maestría aspectos sombríos de la existencia como la violencia, la opresión y la enfermedad, que afronta con extraordinaria sobriedad formal a la vez que abre espacios a la persistencia consoladora del amor, la confianza y el compromiso”.

Hijo de un director alemán y una actriz austriaca, se crió con su madre y su padrastro en Viena. Allí estudió Filosofía, Drama y Psicología y se convirtió en crítico de cine antes de empezar en la televisión en los setenta. En la pantalla grande no debutó hasta 1989 con El séptimo continente, a la que siguió El video de Benny, que hizo crecer la leyenda de que en Austria había un director diferente, cirujano de las emociones, cuyas películas dejaban un regusto amargo. La aterrada Funny games (1997) le popularizó, y con La pianista —Gran Premio del Jurado en Cannes— empezaron sus idilios con el certamen francés y con Isabelle Huppert. El tiempo del lobo (2003), Caché (2005, Mejor Dirección en Cannes), su versión estadounidense de Funny games (2007), La cinta blanca (2009, Palma de Oro en Cannes) y Amor (2012, de nuevo Palma de Oro) confirman que es uno de los grandes del siglo XXI, que ha ganado tres veces los premios de la Academia de Cine Europeo a Mejor Dirección y Mejor Película.

“Su creación cinematográfica de profundas raíces europeas, que constituye una original y personalísima aproximación de radical sinceridad, aguda observación y extrema sutileza a problemas fundamentales que nos conciernen o afectan individual y colectivamente”, recalca el jurado.

El pope del cine europeo atraviesa su filmografía con la que fue su primera vocación, la música clásica que en su infancia le condujo a querer ser pianista o compositor. Además de Mozart, Haneke tiene otra obsesión más que recurrente en sus películas: Franz Schubert. Si en la banda sonora de La pianista, una de sus películas más devastadoras, basada en la novela de Elfriede Jelinek, sonaba obsesivamente el Winterreise, en Amor, recurrió a los Impromptus.

Los otros candidatos. El cineasta competía con el bailarín y coreógrafo cubano Carlos Acosta, el artista estadounidense Bruce Nauman, el compositor estonio Arvo Pärt y la artista de performance serbia Marina Abramovic. Los 17 miembros que integran el jurado seleccionaron a estos 5 candidatos de entre los 33 que optaban inicialmente a este galardón, el primero en fallarse de los 8 que concede anualmente la Fundación Príncipe de Asturias.

El Premio de las Artes está destinado a galardonar personas o instituciones que en el campo de la cinematografía, el teatro, la danza, la música, la fotografía, la pintura, la escultura, la arquitectura y otras manifestaciones artísticas hayan realizado una “aportación relevante al patrimonio cultural de la humanidad”. En 2008, el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela fue reconocido con este premio, galardón de enorme peso histórico.  

El premio está dotado con una escultura de Joan Miró —símbolo representativo del galardón—, 50.000 euros, un diploma y una insignia, y será entregado en octubre en una ceremonia que tradicionalmente se celebra en el Teatro Campoamor y que preside el príncipe Felipe.