• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El cine insurgente será premiado en dólares

La película Azú, del director Luis Alberto Lamata, participa en el Festival Internacional de Cine de Caracas / Foto Archivo

Participa la película Azú, del director Luis Alberto Lamata / Foto Archivo

En la primera edición del Festival de Cine Internacional de Caracas compiten 81 películas latinoamericanas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A finales de abril, durante el acto de clausura del Festival de Teatro de Caracas, Jacqueline Faría anunció la realización de otro certamen, pero en esta ocasión dedicado al séptimo arte. Fue así como, en cuatro meses, se organizó el I Festival Internacional de Cine de Caracas que empezará mañana en varios circuitos del oeste de la capital, como el cine La Previsora, la sala Margot Benacerraf, la Cinemateca Nacional y el Teatro Catia, entre otros.

El espíritu del festival se apegará al cine insurgente, una categoría que ha quedado desplazada, según Freddy Ñáñez, director del evento. “El cine insurgente es el que nos impiden ver las industrias culturales por tres razones fundamentales: no es rentable, es políticamente incorrecto y se plantea en formatos diferentes a los dominantes”.

De acuerdo con el criterio de los organizadores, las 81 películas participantes cumplen con este concepto. A excepción de Puerto Rico, al festival solamente fueron invitados los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. La convocatoria fue atendida por 18 de los 33 miembros, de los cuales quedaron representados 13 en total.

Brasil es el país con más películas seleccionadas (17), seguido de Argentina (15) y Venezuela (13), que postuló 113 cintas.

El certamen tiene cinco categorías: largometraje documental, largometraje de ficción, animación, cortometraje documental y cortometraje de ficción. La mayoría de las películas que se exhibirán fueron estrenadas en los años 2012 y 2013. 

Los ganadores recibirán el premio en metálico: 2.000 dólares para las categorías de animación y cortometrajes; 5.000 dólares para el mejor largometraje documental y 8.000 dólares para el largometraje de ficción.

El festival internacional cuenta con financiamiento de diversos organismos de Estado. “Esto lo digo con mucho orgullo, pues en la mayoría de los países donde todavía hay festivales (de teatro, poesía, música o cine), o bien dependen de la empresa privada con impopulares taquillas o simplemente languidecen sin apoyo de las instituciones”, afirmó Ñáñez, quien también manifestó que no han recibido financiamiento de la empresa privada, pero esta sí ha cooperado en la realización del certamen.