• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“No seré la chaperona, sino más bien una amiga”

“De antemano les digo que nunca voy a ser María Kallay, ella es irreemplazable”, expresa Vilaseco | Foto CORTESÍA FACUNDO BUSTOS

“De antemano les digo que nunca voy a ser María Kallay, ella es irreemplazable”, expresa Vilaseco | Foto CORTESÍA FACUNDO BUSTOS

La ex miss y modelo está a cargo de las labores que ejercía María Kallay como coordinadora del Miss Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque su imagen estilizada revela su pasado como reina de belleza y top model, a María José Vilaseco le gusta usar poco maquillaje, calzar zapatos de tacón bajo y llevar el cabello recogido. Sin embargo, sus funciones como nueva integrante del equipo del Miss Venezuela (en ausencia de María Kallay) la han llevado a retomar por estos días los tacones y los vestidos de coctel.  

Desde hace un mes la representante del estado Bolívar en el certamen de 1988 asumió las labores de coordinación de las actividades de la quinta, primero como parte de la competencia del Miss Venezuela Mundo y ahora con el Miss Venezuela.

El presidente de la organización, Osmel Sousa, y el maquillador Julio César Arráiz la contactaron inicialmente para que ayudara en las labores que ejercía Kallay, mientras se recuperaba de su enfermedad. “Él conoce mi trayectoria como productora de eventos, como profesora de pasarela y asesora de moda en el Miss International… Acompañaré a las candidatas, por lo menos hasta octubre. Espero hacer un bien papel para continuar. De antemano les digo que nunca voy a ser María Kallay, ella es irreemplazable. La conocí cuando participé en la competencia y la recuerdo como la mamá de las misses”, expresa.

Entre sus actividades en la Quinta Miss Venezuela está la coordinación de la agenda de las candidatas, que incluye cuadrar viajes, eventos, ropa, operaciones quirúrgicas, clases y hasta citas médicas si se llegan a enfermar. “Siempre he visto al Miss Venezuela como un show artístico que nadie supera. Hay ciertas cosas que no entiendo mucho, como los postizos o el maquillaje sobrecargado, pero por algo siempre quedamos en los primeros puestos. A mí me gustaría darle un poco de frescura, aportar mi experiencia como modelo, siempre guiándome por las normativas de Osmel”.

A Vilaseco, de 48 años de edad, le gustaría entablar una buena relación con  las concursantes de la edición número 61. “No quiero que me vean como la chaperona, sino más bien como una amiga. Las muchachas que participaron en el Miss Venezuela Mundo me llaman todos los días, me dicen que me extrañan… Quisiera lograr eso con las aspirantes del certamen porque al principio estaban muy ariscas. Ahora se han ido adaptando y entienden que yo las cuido”, señala la ex reina de belleza, que  durante años trabajó como fitting model de Ángel Sánchez, Mayela Camacho y Margarita Zingg.