• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“No tengo certeza de que haya sido escogida a dedo”

Miss Venezuela Mundo estudió Diseño de Modas en Italia y piensa ejercer su profesión en el futuro / MANUEL SARDÁ

Miss Venezuela Mundo estudió Diseño de Modas en Italia y piensa ejercer su profesión en el futuro / MANUEL SARDÁ

Débora Menicucci, Miss Mundo Venezuela 2014, desmiente el hecho de que el certamen estuviese arreglado, a pesar de que Osmel Sousa lo afirmó abiertamente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los concursos de belleza no son elecciones de votación popular. Eso lo ha dejado claro Osmel Sousa. "Voten por las bandas, por la sonrisa, por los pelos, por lo demás, pero la decisión final la voy a tomar yo”, declaró el zar de la belleza en el programa de radio de Rebeca Moreno a propósito de la elección de la Miss Mundo Venezuela 2014: Debora Menicucci.

“No tengo certeza de que haya sido escogida a dedo, yo di lo mejor de mí. Quería demostrarle a Osmel y a la gente que sí puedo, que he mejorado y que sí tengo las cualidades. Yo estaba segura de que iba a ganar Andrea Lira”, cuenta la diseñadora de modas que vino de Italia para participar en el casting del Miss Venezuela 2013, concurso en el que llevó la banda de Amazonas.

Menicucci nació en Caracas hace 23 años. Desde que tenía 5 años ha estado inmersa en el mundo de la moda, influenciada por su madre, que fue modelo. “Mi mamá no lo sabe, se va a enterar si lee esto, pero mi prima y yo nos encerrábamos en su cuarto, nos poníamos sus vestidos largos, nos montábamos en los tacones, colocábamos música a todo volumen… Mi abuela se desesperaba porque desordenábamos todo el cuarto”.

Cuando tenía 12 años de edad se mudó a La Toscana, Italia. La niña que jugaba a ser grande se erigió 1,80 metros sobre el nivel del mar Mediterráneo. Allí vive su padre, un diseñador de calzados que colaboraba con Luisa Lucchi. “Va a venir Osmel Sousa, te tienes que poner bonita”. Tras la advertencia de su madre, Débora Menicucci enfundó sus extintos 70 kilos en unos jeans y una franela. “Tienes la espalda larga, cuando cumplas 18 años puedes entrar al concurso”, afirmó el zar de la belleza en ese momento.

“Esa espinita me quedó toda la vida, terminé mis estudios y le comuniqué a mis padres mi decisión de entrar al concurso de Miss Venezuela”, recuerda. Al llegar al país tuvo que rebajar 20 kilos y someterse a algunos retoques. “Me hice algunas cirugías como muchas de las que pasamos por el certamen. Me operé la nariz porque la tenía un poco gordita y los senos”, dice.

Su principal debilidad es la oratoria. Durante su participación en el Miss Venezuela 2013 no alcanzó sus objetivos por esa razón. Su estadía en Italia afectó la fluidez con la que hablaba su lengua materna. Perfecciona su técnica leyendo prensa y libros en español.

Mucho antes de su victoria el pasado sábado, las redes sociales se inundaron de rumores relacionados con ella. “Los comentarios en Twitter iban a existir, ganara yo u otra. Siempre hay barras muy fanáticas y dicen cualquier cantidad de cosas que no saben si son ciertas. No me conocen personalmente para que hagan esas afirmaciones. Yo vivo normal, tengo que enfocarme en lo que voy a hacer. Si les hago caso me vuelvo loca”.

Entre los comentarios que hacían los usuarios de las redes estaba el de la posible influencia del novio de Menicucci en la decisión final de Sousa. “Ese rumor empezó a rodar tres días antes del concurso. Mi novio no conoce a Osmel. Han dicho muchas cosas, han sacado posibles nombres sobre quién es. Todo es para menospreciar el trabajo que he hecho. Es un hombre que está alejado del medio y no me interesa involucrarlo”.

Menicucci es una mujer firme en sus convicciones. “Me voy a traer la corona”, expresa con total seguridad. Para ello demostrará sus dotes histriónicos a plenitud. “En Londres quiero hacer algo bien montado: cantar, bailar y actuar. Vamos a ver qué inventa el coreógrafo de Venevisión”.

Miss Venezuela Mundo desea centrar su labor social en ayudar a los niños con cáncer, pero eso lo decidirá luego de reunirse con el presidente de la Organización Miss Venezuela. Después de cumplir sus responsabilidades como reina de belleza piensa enfocar su vida en el modelaje y diseño de moda, dentro o fuera de Venezuela.