• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“La censura es una burla a los actores”

Christian McGaffney

Christian McGaffney

McGaffney viajará a Los Ángeles en los próximos meses para hacer contactos y buscar trabajo. Ahora en Londres, sufre por lo que sucede en Venezuela, cuestiona a la televisión nacional y piensa que su personaje conectará con la audiencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Christian McGaffney contesta el teléfono en Londres. Allí hace un curso de interpretación en el Actor’s Studio y graba escenas en inglés para llevarlas a Los Ángeles, adonde viajará para probar suerte y de paso visitar a su novia, María Gabriela de Faría, a quien conoció en el set de Virgen de la calle, la única telenovela venezolana actual que transmite Televen.

Su relación amorosa incendió las redes sociales, algo que a McGaffney lo tuvo sin cuidado. En la producción encarna a David Uzcátegui, un papel que lo ha llevado a reflexionar sobre el periodismo en Venezuela.

Desde Inglaterra, dice que se preocupa por el país y que le duele lo que sucede desde hace casi un mes. “Sufro porque no vivo en carne y hueso lo que pasa en Venezuela y las redes sociales son el único medio que tengo para informarme”.

—¿Cómo es su personaje?

—Es el mismo que interpretó Jonathan Montenegro. Lo que quería lograr el director con este personaje era que tuviera el peso suficiente para que el espectador piense que tiene posibilidades con la protagonista y que es una buena alternativa. Los antagónicos están hechos para que el público los repudie, pero eso no pasó con David, él es encantador.   —Su personaje es un periodista. ¿Qué piensa del oficio en el país?

—Sé que hay comunicadores que no pueden expresarse de la manera que quieren por el temor a ser despedidos. Creo que la audiencia se va a identificar con David porque él encarna el deber ser de un periodista. Es una lástima la barrera que han puesto los medios de comunicación y espero que eso cambie para lograr una sociedad lo más democrática posible. No puede ser que los venezolanos nos enteremos de lo que pasa por Twitter. Si no es por los periódicos, a los que ya no les queda papel, no tenemos una visión panorámica de la situación.

—La censura no solo se ve en los noticieros, sino también en las telenovelas...

—Al final de las grabaciones sabía que la novela no iría completa al aire en Venezuela aunque sí en otros países. La censura es una burla a los actores, al escritor y al público. Cuando ves los capítulos sabes que eso no fue todo lo que hiciste y lo que falta es que aparezcan los Teletubbies. Es un poco trágico para todo el equipo. ¡Es una lástima!

—¿Cómo manejó el revuelo que se produjo cuando se hizo pública su relación con María Gabriela de Faría?

—A mí no me preocupaba en lo absoluto, siempre he sido un poco rebelde con respecto a lo que dice la gente. La situación fue intensa, no tenía ni idea de lo apasionados que podían ser los fanáticos de María Gabriela. Yo me hice la vista gorda, pero ella sí andaba un poco apenada. No seguí el juego y muchas veces me reía de las barbaridades que unos niños de 12 o 13 años son capaces de decir.

—¿Cómo han sorteado la distancia?

—Esta separación es algo de lo que habíamos hablado. Siempre está la nostalgia de las ocho horas de diferencia para hablar y tener una relación firme. Hemos hecho muchos sacrificios, pero ahora viene la parte buena, que es que en dos semanas nos volveremos a ver.


EPÍGRAFE

“No puede ser que los venezolanos nos enteremos de lo que pasa por Twitter. Si no es por los periódicos, a los que ya no les queda papel, no tenemos una visión panorámica de la situación”


FOTOLEYENDA // 

CORTESÍA CHRISTIAN MCGAFFNEY




kfranceschi@el-nacional.com