• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

A la caza de un asesino en serie

The Following | Foto: Cortesía Warner Channel

The Following | Foto: Cortesía Warner Channel

Un agente retirado del FBI retoma el caso de un criminal después de que escapa de prisión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Inquietante y perturbadora, la nueva serie de Warner Channel, The Following, conquistará a los amantes del suspenso desde la escena inicial: en una cárcel se detonan las alarmas después de que en el cuarto de vigilancia hallan muertos a varios policías. El responsable es uno de los prisioneros más peligrosos, Joe Carroll, un profesor universitario de literatura que cumplía condena por el asesinato de 14 mujeres y que escapa tras burlar todos los mecanismos de seguridad.

El regreso a las calles del asesino en serie traerá un rebullicio en los medios de comunicación y en el FBI, cuyo director ordena llamar de vuelta a Ryan Hardy, el agente que lo puso tras las rejas. Éste abandonará su retiro para continuar la caza que comenzó tiempo atrás y que pensó que había concluido con la sentencia del juez. Él, mejor que nadie, conoce los modos de actuar del criminal y sus obsesiones, entre ellas una muy particular: los cuentos de Edgar Allan Poe.

Considerada como una de las mejores series estrenadas en Estados Unidos el año pasado, la producción fue creada por Kevin Williamson (responsable de las cintas Scream y Sé lo que hiciste el verano pasado, así como de los seriados Dawson’s Creek y The Vampire Diaries). El escritor relató que desarrolló la historia de cacería durante años: “Es un show intenso, justo lo que quería hacer. Te exige demasiado porque yo quiero que cada capítulo sea como una película, que deje a la gente sin respiración, como me pasó a mí cuando veía 24. Sentía toda la tensión que vivía el agente Jack Bauer. The Following es muy emocional, es el viaje de un héroe y de muchas personas que están a su alrededor”.

El cazador es interpretado por Kevin Bacon, que dio el salto del cine a la televisión con el programa. Circunspecto y sobrio en la vida real, el actor aceptó encarnar a Ryan Hardy porque le pareció un guión interesante. “Leí el guión en menos de media hora y me asustó por completo. En los proyectos cinematográficos en que he participado recientemente he dado vida a villanos. Así que me pareció divertido interpretar a este héroe, que es un poco desordenado y complejo, hasta dañado, sin foco y que nada más se siente vivo mientras trabaja”, señaló.

El actor de 54 años de edad también se animó a incursionar en la pantalla chica gracias a la calidad de las producciones que se han hecho en los últimos años. “Mi esposa (Kyra Sedgwick) terminaba su participación en The Closer, había leído varios guiones para televisión y me di cuenta de que había cosas interesantes, como nunca antes. Es decir, aún amo hacer películas, pero no podemos ignorar lo que está pasando en el otro formato. Una vez que decidí dar el salto fue difícil, porque he estado durante muchos años en este negocio y cuando comencé pasarte a la televisión era como recibir el beso de la muerte. Ahora no es el caso…. Por lo menos, espero que no sea así”, dijo Bacon, que es fanático de Breaking Bad y Homeland.

El villano de The Following tiene el rostro del actor británico James Purefoy, cuya interpretación es una de las más valiosas y aterradoras de la producción. “¡Soy el diablo!”, bromeó para referirse al asesino en serie. “Él no es un criminal promedio, es realmente perturbador, porque consigue cautivar con su carisma. Es increíblemente inteligente y brutalmente violento. Usará todo lo que tenga a la mano, incluidas las redes sociales, para comunicarse con sus fanáticos, que se convertirán en potenciales asesinos. En el primer episodio muchas personas pensarán: ‘¿Alguien en la vida real podrá hacer eso?’. Es algo muy escalofriante”.