• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La cantidad de horas de transmisión de telenovelas debe reducirse a la mitad

La única telenovela que el año pasado cumplió con todos los requisitos de la Ley Resorte fue <i>De todas maneras Rosa</i> | Foto Alexandra Blanco

La única telenovela que el año pasado cumplió con todos los requisitos de la Ley Resorte fue De todas maneras Rosa | Foto Alexandra Blanco

50% de los dramáticos debe ser venezolano y cumplir los porcentajes de la Ley Resorte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para canales especializados, como Globovisión y Meridiano, la exigencia de reducir la cantidad de horas dedicadas a las telenovelas no representa un problema. El desafío lo tienen televisoras como Venevisión, Televen y La Tele, que presentan hasta 8 horas diarias de dramáticos, como consta en sus parrillas de programación.

A la salida de la reunión entre operadores de televisión y representantes del gobierno, Pedro Maldonado, presidente de Conatel, advirtió sobre la reducción obligatoria de las producciones dramáticas.

“La Ley Resorte establece hasta cuatro horas de telenovelas por día. Dos en un bloque horario y dos en otro. He allí un primer elemento que los principales canales de televisión abierta deben presentar el lunes que viene: la reformulación de esa parrilla en cuanto al contenido de telenovelas que poseen”, añadió el funcionario.

La telenovela es la columna vertebral de la televisión venezolana, pero ante los elevados costos de producción el panorama es complejo y los canales nacionales se han visto en la necesidad de hacer uso de producciones enlatadas. Es evidente que la industria dramática venezolana ha mermado y que desde hace años el país no lidera el mercado. Fue sustituido por México y Colombia en el primer lugar como exportador.

De las nueve telenovelas que se transmiten en Venevisión, solo dos son venezolanas. En Televen y en La Tele esa cifra se reduce a una.


Los desafíos de la producción nacional. De acuerdo con el artículo 13 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, se considera producción nacional cuando en un programa el capital, locaciones, guiones, autores y directores son venezolanos. El año pasado la única telenovela que cumplió con estas características fue De todas maneras Rosa, producida y transmitida por Venevisión.

Bernardino Herrera, investigador y docente del Instituto de Investigaciones de la Comunicación, asegura que -independientemente del tamaño del canal- la producción audiovisual es una empresa que requiere algo más que buenas intenciones.

“El aumento de la producción nacional en televisión no garantiza una programación de calidad. Esa idea según la cual se obliga a un canal de televisión a producir y a darles espacio a los productores nacionales independientes no funciona. Producir televisión de calidad es una empresa gigantesca y más en un país como este”, expresa.

Gustavo Hernández, ex director del mismo instituto, señala que lo que les espera a los canales privados nacionales es algo complicado: “A un programador de televisión privada le va a ser complejo llenar las horas de producción nacional porque no tienen qué transmitir en ese horario. Hay que recordar que la telenovela es un género, no es un mensaje en sí misma. La pregunta que nadie responde es por qué hay que recortar el número de telenovelas por petición del gobierno. Lo único que dicen es que presentan antivalores que influyen en el comportamiento delincuencial del venezolano”. 

El investigador recuerda que no hay estudios que comprueben una relación directa entre la televisión y la inseguridad. Menciona que, con ese fin, la Ley Resorte establece un horario de transmisión de los programas. “No se justifica que recorten ni las horas ni el número de los dramáticos, porque la misma ley en sus articulados 4, 5 y 6, indica que pertenecen a una franja horaria. La intención es limitar la libertad de pensamiento y de creación de los guionistas”.

William Castillo, presidente de TVES y nuevo viceministro de Televisión, utilizó su cuenta de Twitter para señalar que una mala palabra en una película no deforma los valores nacionales, pero que “180 horas de violencia televisiva en prime time sí afecta a la gente”. Luego añadió: “¿Se justifican 9-10 horas diarias de telenovelas y seriados en la TV? ¿Es eso de verdad lo que 'quiere' ver el pueblo venezolano?”.