• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las calles de El Hatillo fueron lienzos y salas expositivas de arte venezolano

Hatillarte

Hatillarte

Este domingo continuarán las actividades de Hatillarte, que incluye conversatorios sobre las figuras de Reverón, de Michelena y talleres de plastilina para los pequeños de la casa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sentados en unas sillas de plástico, como si estuvieran pasando el rato un domingo en la tarde frente a sus casas, un grupo familiar se reunió anoche cerca del restaurante Toscano en El Hatillo. Mientras el padre degustaba un sándwich de pernil que ofrecía el local como servicio delivery, la madre ­por insistencia de su niña­ se acercaba a las obras de arte instaladas en medio de la calle. La pequeña admiraba con ojos expresivos la escultura Mujer con loro de Dora Gabay.

A su lado, otra mamá cargaba a su hija en brazos. Las dos miraban con atención los detalles de las piezas que estaban al alrededor. "Esto me parece buenísimo. Vivo en el pueblo y soy feliz cada vez que nos dan este regalo de tener arte en la calle", dijo Yosmar Nowak, comerciante.

Frente a la plaza Bolívar, el ensamble Aká Suena amenizaba el lugar y a los visitantes, que con copas de vino en mano se detenían a ver los caballetes con reproducciones de obras de Michelena donadas por el Museo Arturo Michelena. Un poco más arriba, dos piezas de Armando Reverón capturaban la atención: Chaleco y Pajarera, reproducciones que aportó la Galería de Arte Nacional para Hatillarte, una iniciativa que crece y agrupa más galerías y colectivos cada año alrededor del casco histórico del pueblo.

El Museo de Arte Popular Bárbaro Rivas también se sumó a la iniciativa con varios pendones del Niño Jesús de Petare. El programa de mano marcaba siete puntos estratégicos en los que los transeúntes podrían disfrutar de las exposiciones que galerías y talleres inauguraron en paralelo anoche.

La Galería Utopía 19 ofrecía la muestra Auténtico Vigas con dibujos, pinturas y esculturas del maestro Oswaldo Vigas, que a sus 89 años de edad no se quiso perder la cita. El artista, que ocultaba su mirada con unos lentes negro, firmó a quien deseara el catálogo de la exhibición. Su esposa y fiel compañera Janine, servía de anfitriona a los visitantes del lugar que eran recibidos por unas estilizadas mujeres vestidas como las doncellas del pintor: "Me encanta que existan iniciativas como ésta. Incluso, lamento que no tenga más difusión".

Otras estaciones como Ochave Arte Emergente presentaron obras de Bernat Parra, y en el Salón Hatillarte Pomar se exhibió la colectiva Baco y las vacantes. En una de las esquinas de la plaza, Onofre Frías, intervino --a la vista de todos-- la fachada de una bodega que ahora exhibe las piezas del pintor venezolano.

Hoy continuarán las actividades de Hatillarte, que incluye conversatorios sobre las figuras de Reverón, de Michelena y talleres de plastilina para los pequeños de la casa.

La Orquesta Sinfónica Juvenil de Chacao clausurará la actividad con un concierto en el Anfiteatro de El Hatillo a las 6:00 pm.