• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

"La audiencia no es pasiva"

"Por Estas Calles" fue una novela emblemática de la televisión venezolana / Cortesía RCTV

"Por Estas Calles" fue una novela emblemática de la televisión venezolana / Cortesía RCTV

Estudiosos de la comunicación desestiman las denuncias del presidente Nicolás Maduro sobre que el medio tiene una influencia directa en las cifras de criminalidad en el país, cada vez más altas. "No se puede establecer una relación automática de causa-efecto entre violencia en la televisión y violencia en las calles", dice Óscar Lucien, ex director del Ininco

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque el papel de la televisión en la sociedad ha sido ampliamente discutido desde sus inicios, el tema ha recrudecido en el país en los últimos días, después de las declaraciones del presidente Nicolás Maduro.

Gloria Cuenca, docente de la Escuela de Comunicación Social de la UCV, considera que en los últimos años el papel del medio ha cambiado signifi cativamente. "La televisión está centrada en dos aspectos: entretenimiento, desde los canales privados, en los cuales la información ha disminuido mucho porque está sometida al temor después del cierre de RCTV. E ideologización, en los canales que pertenecen al Sistema Bolivariano de Comunicación e Información; son medios de propaganda", señala.

Luisa Torrealba, coordinadora general de Instituto Prensa y Sociedad, dice que educar, entretener e informar siguen siendo las tareas principales del medio. La investigadora afi rma que lo que ha cambiado es la manera en la que se ve televisión. "Ha variado sustancialmente la forma en la que se percibe el contenido. Cuando se revisan las teorías de la comunicación, entre las dos guerras mundiales se hablaba de la aguja hipodérmica, es decir, a través de los medios masivos se inoculaba una ideología y la audiencia respondía automáticamente. Pero hoy día estamos frente a ciudadanos críticos, reflexivos, creativos, capaces de defi nir los usos que quieren darle a un medio de comunicación", explica.

A esa transformación ha contribuido la hipersegmentación de las audiencias, asegura Óscar Lucien, ex director del Instituto de Investigaciones de la Comunicación. "La televisión generalista, la que se ocupaba de todo en señal abierta, ha cambiado. Ahora hay canales especializados", agrega.

Con la lupa en el contexto. Para los especialistas, sentenciar a los canales nacionales por supuestamente incidir en las cifras de violencia en Venezuela es pensar que los espectadores son incapaces de resignificar los contenidos de acuerdo con su contexto.

"En los estudios más recientes de exposición a los medios se ratifi ca que la audiencia lee el contenido a través de un conjunto de mediaciones familiares, culturales, religiosas. Todo eso interviene en la apreciación de los contenidos que circulan y no se puede establecer una relación automática de causa-efecto entre violencia en la televisión y violencia en las calles", expresa Lucien. "La audiencia no es pasiva. Quien así lo considere es porque ve a la televisión como el único medio que está en el entorno de la sociedad venezolana. No es una bala mágica que va a infl uir unidireccionalmente en los comportamientos, creencias y valores de los espectadores, eso se ha negado a través de las investigaciones", señala Gustavo Hernández, también ex director del Ininco.

Torrealba comparte que el contexto de los espectadores infl uye en la manera en la que se perciben los contenidos que ofrece la televisión. Destaca que así la población no vea programas violentos está a merced de la violencia diaria, y no solo de la que deriva en asesinatos sino incluso de la psicológica, que se ve en el núcleo de numerosas familias.

Responsabilidad gubernamental. El aumento sostenido en las cifras de inseguridad se debe a una suma de factores.

Hernández advierte que, en esta oportunidad, la televisión sirve como chivo expiatorio que excusaría las deficiencias del sistema judicial y la falta de planes de prevención.

Torrealba dice: "Las medidas están destinadas a censurar informaciones que dejan en evidencia la inacción, la ineficiencia de la gestión gubernamental. Por ejemplo, cuando hubo el derrame de petróleo en el río Guarapiche y la sociedad civil denunció la situación del agua, la fiscal general solicitó a un tribunal que prohibiera difundir información".

Cuenca señala el défi cit en la educación como uno de los causantes de la violencia: "Hay una crisis de escolaridad, montones de niños abandonan la escuela, no hay límites en la vida familiar y se ha creado una patente de corso en la que el muchacho no puede ser castigado porque la Lopna persigue a los profesores y las escuelas. Eso es grave porque no hay forma de corregir".

Torrealba recuerda que en 2010 se aprobó la Ley de Prohibición de Videojuegos y Juguetes Bélicos y que, sin embargo, el índice de homicidios ha aumentado desde entonces. La investigadora también sostiene que no existe en el gobierno interés en profundizar en el uso educativo de los medios de comunicación social. "Todos los niños en educación inicial deben tener una formación que les enseñe el lenguaje de los medios, para ayudarlos a comprender los mensajes y que incluso aprendan a producir contenido. Es una herramienta innovadora y creativa, que potencia el aprendizaje y ha sido dejada de lado. Las iniciativas que se toman son destinadas a satanizar los medios de comunicación", concluye.