• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Siete artistas reflexionan sobre el hecho político

Luis Poleo intervino pinturas clásicas de la gesta independentista de América Latina | Foto ALEXANDRA BLANCO

Luis Poleo intervino pinturas clásicas de la gesta independentista de América Latina | Foto ALEXANDRA BLANCO

El domingo inauguran sus respectivas investigaciones en Carmen Araujo Arte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde el café de la mañana hasta el último bocado de la cena, desde hace dos meses la mayor parte de las conversaciones de los venezolanos giran en torno a la incertidumbre que ha generado la situación actual del país. El hecho político, las acciones, las manifestaciones y la represión de las protestas por parte del Estado están en boca de todos.

Los artistas no están exentos de esas discusiones. Algunos han presentado sus reflexiones sobre el particular momento a través de performances de calle. Es su manera de analizar el problema y aportar ideas para su solución o de hacer que otros llamen la atención sobre lo que está pasando en su entorno. Cualquier cosa menos la indiferencia. Unos más han preferido trabajar desde las galerías: es el caso del grupo de siete creadores que el domingo inaugurarán sus respectivas investigaciones en Carmen Araujo Arte.

Luis Arroyo, Camilo Barboza, Eduardo Gil, Yucef Merhi, Luis Poleo, Gerardo Rosales y Armando Ruiz fueron invitados por la galería a estudiar el hecho político desde vertientes como el poder, la historia, la ideología y la violencia.

“Hay un solo tema que a todos nos aboca, desde el escritorio de la galería a la calle: lo político, el país. Viendo las investigaciones que tenían estos artistas nos dimos cuenta de que podíamos armar una exposición sobre el hecho en sí. Es una muestra que amplía una situación puntual en Venezuela. Es importante recalcar que no se trata de un retrato, es una reflexión, aunque algunas piezas son más cercanas a lo que vivimos hoy en día”, expresa la directora del lugar, Carmen Araujo, quien acompañará la exhibición con una serie de actividades como charlas y acciones que se llevarán a cabo con entrada libre durante todo el mes.

Armando Ruiz se aproxima al tema con una serie de libros: Des, No y Sin-país. Dos son de dibujos y uno es de letras. Utilizó sangre humana como tinta. Es un trabajo que desarrolla desde hace un año para hablar sobre el valor de las personas en la actualidad. Sin embargo, alimentó la propuesta con imágenes de lo que ha pasado en los últimos dos meses en el país, entre ellas de las agresiones de la Guardia Nacional Bolivariana en contra de civiles desarmados.

“Comencé con el libro de las palabras ‘des’: desidia, destrucción, desanconsejar, desacatar, desgracia, desapego, desbocarnos, desorden… Representan la negación de la palabra, de sentirse sin país. Los hago con sangre porque es una forma de decir que se está derramando, que nos estamos volviendo seres de puro impulso. Es sentir cómo nos desvanecemos, cómo perdemos la vida”, manifiesta.

Luis Poleo presenta tres instalaciones. Cada una de ellas son ensamblajes de cartón que sirven de soporte a la obra central: pinturas de Cristóbal Rojas y Arturo Michelena de la gesta independentista latinoamericana, que intervino. Incluye en los dibujos dinosaurios (que representan a los políticos de hoy). También, en una se observa una bandera en blanco y gris (que para él encarna la bipolaridad de la sociedad venezolana) y fósiles.

“Son imágenes que tenemos en la cabeza, que nos enseñan desde pequeños y que también desde hace 15 años nos han reforzado como parte del pensamiento nacionalista. La idea al agregarles otros elementos es darles otra perspectiva, que las personas las vean con otros ojos, que les quiten la solemnidad con las que se les ha revestido”, señala Poleo.

Camilo Barboza exhibe una serie de collages, Todo está iluminado, que elaboró a partir de estudios de memoria, de la revisión de la historia y del paisaje del país. Es una instalación que contiene piezas que pudieran parecer atemporales.

“En esta obra la concepción de lo político sería como esa conciliación que todos buscamos, el encuentro de diferentes ideas que puedan operar en un mismo plano. Elementos que contrastan por su significado, pero que pueden estar en un mismo contexto. A pesar de que no soy un luchador intenso, es imposible que no me afecte lo que estamos viviendo. Creo que mi obra es mi trinchera. Quien no esté alzando la voz ahorita es porque no vive aquí”, dice el artista.

La curadora, Sandra Pinardi, indica en el texto de la muestra que en la exhibición Luis Arroyo aborda lo político en relación con el espacio limítrofe, que escinde y separa, pero que también articula y ordena; Eduardo Gil, por su parte, lo hace a través de la recreación de una maqueta de la morgue de Bello Monte. “Un momento de memoria, un reclamo de no-olvido, que excede el acontecimiento y su actualidad y que inscribe un monumento-simulacro desde el que se expresa la banalización de la vida”, escribe Pinardi.

La curadora señala que Yucef Merhi elaboró un “paisaje semántico” en el que quebranta los controles de los medios electrónicos y las redes para hacer visibles otras redes ocultas, secretas, que estructuran los juegos del poder. Gerardo Rosales investigó la transfiguración de la violencia a través de dibujos hechos en papel tapiz, a primera vista infantiles. Cuando el espectador se acerca a la pieza, descubre un mundo de horror, de agresión y de fragilidad.  

Lo político

Carmen Araujo Arte, secadero Nº 2 de la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, calle Rafael Rangel Sur, Sorocaima

Inauguración: domingo, 11:00 am