• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las artes se quedan sin la sonrisa de Mirtha Borges

La primera actriz, recordada por sus papeles de nana en las telenovelas, falleció el lunes en la noche a los 93 años de edad 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A Mirtha Borges nunca le preocupó encasillarse. En el recuerdo de muchas generaciones –especialmente de las más jóvenes– la multipremiada actriz permanecerá como la afable nana de consejo acertado y palabras de aliento. Fue justo por un personaje como este, el de Fidelia en el filme Oriana de Fina Torres, por el que en 1986 obtuvo el Premio Municipal de Cine como Mejor Actriz.

“Me siento muy a gusto en esos papeles. Me siento muy identificada con los papeles donde el personaje transmite algunos rasgos de la cultura negroide. Yo soy de La Guaira y mi madre de La Sabana. Me crié en ese ambiente de negros, de nanas”, dijo en aquella ocasión a El Nacional.

El reconocimiento se sumó a una larga lista de honores que incluyeron, entre otros, el Premio Juana Sujo y el Premio del Sindicato de Radio y Televisión.

Borges, que se estrenó en el teatro en 1958, falleció el lunes en la noche a los 93 años de edad. La Guaira, donde nació en 1922, fue testigo de sus inicios como actriz, cuando de pequeña les cobraba a sus amigos para que la vieran interpretar papeles en obras que ella misma montaba. Su curiosidad y pasión por la actuación la llevó a estudiar en la Escuela de Teatro de la UCV, donde fue alumna de César Rengifo. “He interpretado papeles en todas sus obras”, aseguró. También se formó bajo la tutela de Rafael Briceño y José Ignacio Cabrujas. Trabajó con Ibrahím Guerra en el Teatro de Educación de Adultos.

50 años de carrera y un centenar de papeles en cine, teatro y televisión le valieron el título de primera actriz. Su pasión por las tablas la llevó también a dedicarse al teatro infantil con la agrupación Teatro Tilingo. De esa experiencia afirmó que era lo más hermoso que había hecho en su carrera: “Se trata del contacto más humano que se tiene con él público”.

Sus últimos papeles en televisión fueron en las telenovelas Ciudad Bendita, Harina de otro costal y Caramelo e’ chocolate, y en las dos temporadas de la serie Amor urbano.