• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La arquitectura da respuestas a los desafíos mundiales

La instalación alemana Work of the Bell Study in Berlin | Foto: EFE

La instalación alemana Work of the Bell Study in Berlin | Foto: EFE

El tema de la emigración y de la desigualdad son abordados en la exposición que dirige el chileno Alejandro Aravena, que permanecerá abierta hasta noviembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alemania sorprende en la XV edición de la Bienal de Arquitectura que se inaugura hoy en Venecia al derribar literalmente los muros de su histórico pabellón en los jardines, un mensaje al mundo de apertura mientras algunos países en Europa fortalecen la seguridad en sus fronteras ante la crisis migratoria.

Las nuevas puertas siempre abiertas del pabellón alemán forman parte de la original propuesta a favor de la integración y el multiculturalismo que ese país presenta en el certamen internacional.

Las autoridades venecianas dieron permiso para que varias paredes del pabellón alemán construido durante el nazismo, en 1938, fueran eliminadas en una alusión también a la caída del Muro de Berlín en 1989 que marcó una nueva era para el viejo continente.

El tema de la emigración, de la desigualdad, recorre la bienal veneciana dirigida por el chileno Alejandro Aravena, quien invitó a los países participantes (65 en total) a contar experiencias positivas, soluciones audaces y originales a los dramas modernos que el arquitecto debe encarar. El lema: "Reportando desde el frente".

Alojar, alojar dignamente emigrantes, desplazados, pobres u olvidados es un asunto que arquitectos de todas las latitudes abordan en la manifestación veneciana. El tema lo tratan Bélgica, Finlandia y de alguna manera Francia, que opta por contar cómo a través de 22 proyectos modestos pero humanos, realizados en varias regiones del país, se logra reducir la desigualdad y descubrir "nuevas riquezas", como reza el lema decidido por la agencia Obras y el colectivo AJAP14, curadores del pabellón.

Brillan en esta edición las ideas simples, puntuales, de arquitectos anónimos, con las que se obtienen importantes logros. Entre ellas la del funicular que el colombiano Giancarlo Mazzanti construyó hace 12 años en Medellín, la ciudad que era considerada hasta hace poco la capital mundial del narcotráfico.

A través de videos y entrevistas se narra cómo el funicular que facilita el acceso a los barrios pobres situados en lomas con pendientes abruptas, junto con la llegada de la electricidad, el teléfono, los servicios higiénicos y una biblioteca, enriqueció la vida de los sectores más vulnerables.

La Bienal de Arquitectura, que permanecerá abierta hasta finales de noviembre, resulta tan espectacular como la de arte por la creatividad con que las numerosas propuestas son presentadas. Los visitantes podrán ver, entre otras, instalaciones con materiales reciclados como la curiosa choza puntiaguda de fango realizada por la alemana Anna Heringer para Bangladesh.

Los peruanos Jean Pierre Crousse y Sandra Barclay optaron por narrar una historia heroica, cinematográfica: el llamado Plan Selva para la construcción de centenares de escuelas modulares en la selva amazónica peruana. "Queremos preservar la selva con la educación", afirma la arquitecto, quien considera que se trata de un proyecto ejemplar por las dificultades del lugar y porque está dirigido a gente olvidada, a niños que estudian en condiciones muy difíciles. 

LA CIFRA
65 países participan en la XV edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia.