• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Cada año se hace esperar un superhéroe

Iron Man 3: Se espera que para mayo de 2013 se estrene la tercera parte de la saga, en esta ocasión dirigida por Shane Black | El Tiempo / Colombia / GDA

Iron Man 3: Se espera que para mayo de 2013 se estrene la tercera parte de la saga, en esta ocasión dirigida por Shane Black | El Tiempo / Colombia / GDA

Las primeras décadas del siglo XXI marcan la tendencia: los estrenos más esperados de la temporada vacacional están asociados a máscaras, capas, trajes ajustados y armaduras, y por ahora la mina no se agota

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El viejo Supermán de 1978, el del rizo inamovible en la frente, los colores vivos como de disfraz de muchachito en Carnaval y el traje que ya era ajustado pero no tenía que entrar con vaselina, inició una era. Había mucho dinero en juego: fue considerado el filme más costoso hecho hasta aquella fecha. Sin embargo, no se habían inventado las salas 3D y los boletos de cine costaban 2 dólares en Estados Unidos (actualmente su valor promedio es de más de 8 dólares) y 10 bolívares, pero de los viejos, en Venezuela.

Las películas X-Men (2000), pero sobre todo Spider-Man (2002), marcaron la tendencia actual: en lo que ha transcurrido del siglo XXI, el filme más esperado de cada temporada de vacaciones casi invariablemente trae a un superhéroe sacado de una historieta impresa de la centuria anterior y que siempre está a punto de morir en las manos de un villano, pero se salva (la excepción, aunque con espacio para dudas, es El caballero de la noche asciende). Hollywood encontró su inversión más segura en las máscaras, las capas, las mallas muy ajustadas y las armaduras.

La santísima trinidad, o la aristocracia, la integran el Hombre Araña, Batman y Supermán, que el próximo 14 de junio regresa con su tercer intérprete, Henry Cavill, en El hombre de acero. Sin embargo, a ellos se incorporó Iron-Man, que sorprendentemente es el superhéroe con mejor promedio de recaudación en la taquilla mundial por película, si se incluye su filme de 2013 y Los vengadores (2012), en el que trabajó de malas pulgas junto con Hulk, Thor y el Capitán América.

El magnate Tony Stark promedia 925 millones de dólares en los cuatro largometrajes en los que ha aparecido desde el año 2008, seguido del Hombre Araña (812 millones de dólares en 4 filmes), Batman (530 millones, 7 películas) y Supermán (175 millones, 5 cintas). La comparación es algo injusta porque las primeras sagas de Supermán y Batman comenzaron en una época en la que los boletos eran más baratos y la mercadotecnia menos refinada. Sin embargo, también habla de que un intérprete notable, carismático y con una historia personal de redención, Robert Downey Junior, puede ser más importante que los efectos especiales.

La clase baja la integran los superhéroes que difícilmente tendrán una segunda parte porque sus números en taquilla fueron discretos, como el invidente Daredevil (2003), que hizo Ben Affleck, y Linterna Verde (2011), con Ryan Reynolds. Y sobre todo, se trata un universo masculino. Las heroínas han sido, en general, un rotundo fracaso, como Superchica (1984) y Gatúbela (2004). La Mujer Maravilla ni siquiera ha sido llevada todavía al cine.

¿Cuánto más puede estirarse la tela sintética de los superhéroes? La lista de próximos estrenos incluye a Wolverine (2013), Thor 2 (2013), Capitán América 2 (2014), El sorprendente Hombre Araña 2 (2014), una nueva entrega de X-Men (2014) y Los vengadores 2 (2015), sin contar con lo que pueda pasar con Supermán y un posible filme colectivo de la Liga de la Justicia. No obstante, cierto desgaste se notó con el Hombre Araña, que luego de su trilogía de 2002, 2004 y 2007, regresó con adaptación y protagonista totalmente nuevos en 2012, pero no tuvo la misma recepción en los espectadores.

La Cifra

260 millones de dólares costó Spider-Man 3 (2007), el filme de superhéroes más caro de la historia. Los vengadores (2012) ha sido el más taquillero, con 1,5 millardos de dólares en todo el mundo