• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

14 años marcados por el cierre y el control de medios

Durante el gobierno de Hugo Chávez se revocaron las concesiones a RCTV / EFE

Durante el gobierno de Hugo Chávez se revocaron las concesiones a RCTV / EFE

El mapa comunicacional del país cambió radicalmente durante el gobierno de Hugo Chávez: se aumentó de 1 a 6 el número de televisoras del Estado y se revocaron las concesiones a RCTV y 34 radioemisoras. Todo enmarcado en la Ley de Responsabilidad Social de Radio y Televisión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como nunca antes lo hizo un presidente venezolano, Hugo Chávez Frías comprendió el poder que tienen los medios audiovisuales como plataforma de difusión y promoción. Lo supo antes de ganar las elecciones en 1998, pues utilizó la televisión y la radio para impulsarse como candidato, y lo entendió mejor durante sus 14 años de gobierno: la pantalla chica fue el vehículo de propaganda de la revolución bolivariana.

La presencia del mandatario se hizo una constante en los medios, especialmente en la televisión, a través de su programa dominical Aló, Presidente, un espacio en el que promulgó decretos y destituyó a funcionarios. Estuvo al aire desde el 23 de mayo de 1999 hasta el 29 de enero de 2012.

Su figura también se hizo visible a través de las cadenas presidenciales. La Comisión Interamericana de Derechos Humano indicó que sólo entre 1999 y 2009 se transmitieron 1.992. “Chávez calculó, y no se equivocó, que la televisión era el canal de mayor penetración en el país, y él se aseguró con destreza y sutileza de que lo siguiera siendo por mucho tiempo más”, expresa el comunicólogo Antonio Pasquali.

Durante sus 14 años de gobierno no sólo invirtió en el equipamiento tecnológico del canal del Estado, sino que apoyó el nacimiento de Vive (2003), Telesur (2005), ANTV (2005) y TVES (2007), con las que se buscó reforzar la hegemonía comunicacional propuesta en 2007 por el entonces ministro de Información y Comunicación, Andrés Izarra.

El coordinador de la línea de Educación, Comunicación y Medios del Ininco, Gustavo Hernández, dice que las políticas aplicadas en el sector han transgredido las normas internacionales de servicio público de comunicaciones recomendadas por la Unesco. “Antes de Chávez el mapa comunicacional se manejaba mediante oligopolios, ahora se impone el monopolio total del Estado difusor de propaganda política, que es parte de la estrategia ideológica-comunicacional del actual gobierno, que se apoya en leyes de comunicación y hace inversiones en telecomunicaciones y en infraestructura mediática”.

Si bien durante los últimos 14 años nacieron televisoras, muchas surgieron de de la salida del espectro de otras. Es el caso de TVES, que funciona con la concesión revocada a RCTV. Después de 53 años al aire, la pantalla se fue a negro a la medianoche del 27 de mayo de 2007. Su muerte fue anunciada el 28 de diciembre del año anterior. “Ya está redactada la medida. Así que vayan preparándose, apagando los equipos”, dijo Chávez en un acto en la Academia Militar.

El canal intentó continuar en la televisión por suscripción. RCTV Internacional operó de julio de 2007 a enero de 2010, fecha en la que el entonces ministro de Obras Públicas y Vivienda y director del Consejo Nacional de Telecomunicaciones, Diosdado Cabello, solicitó a las cableoperadoras que sacarán del aire a los productores audiovisuales que incumplieran la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión.

Al canal naciente, TVES, por mandato de la Sala Constitucional del TSJ, le entregaron toda la infraestructura tecnológica que tenía la televisora de Quinta Crespo. Aunque la estación nació con el propósito de difundir la producción nacional independiente, se ha caracterizado por la transmisión de enlatados. En 2008 el mismo Chávez reconoció que nadie veía la programación.

“A pesar de los bajísimos índices de sintonía de las emisoras oficiales (nunca superan 4%), el Gobierno logró saturar el espectro radioeléctrico nacional y asimismo el internacional del cable y el satélite que llegan al país, al llevar gratuitamente la señal de todas las emisoras chavistas, vía Cantv y satélite, a los más aislados rincones del país”, señala Pasquali.

 

Época de amenazas. Desde el inicio de su gestión, Chávez amenazó a los medios. En 2001 lo hizo contra Globovisión, por el tratamiento que le dio el canal a la muerte de un taxista. “Ellos son dueños de los equipos, pero la administración del espacio electromagnético es un asunto de Estado. No les extrañe que por razones de interés nacional revise esas concesiones”, dijo. En esa época también abrieron un expediente a Vale TV, pero no por sus contenidos sino por el otorgamiento de la concesión por el anterior gobierno que, según el entonces director de Conatel, Jesse Chacón, fue un proceso viciado.

El 12 de abril de 2002 parte de las amenazas se hicieron realidad. El Presidente mandó a tumbar las señales de los canales después de que dividieron la pantalla en dos para mostrar en una mitad la cadena presidencial y, en otra, los hechos violentos que ocurrían cerca de Miraflores.

Desde ese episodio y ante las insistentes amenazas de cierre por parte del Gobierno, muchas televisoras bajaron el tono de sus noticieros e informaciones, para asegurar su supervivencia en el tiempo.

En diciembre de 2004 se sancionó la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, que entró en vigencia en marzo de 2005. Para los especialistas, el instrumento sólo ha servido como mecanismo coercitivo. “En estos 14 años los medios que han mantenido líneas editoriales independientes han sido hostigados y acosados. El estatuto tiene varios supuestos de sanciones que suponen una espada de Damocles para los canales, que van desde multas hasta cierre. De esto ha surgido la autocensura, el propio prestador de servicio se inhibe porque también puede perder la pauta publicitaria”, afirma el investigador Óscar Lucien.

En 2011 continúa el acoso contra Globovisión. Conatel lo sanciona con una multa de 9.394.314 bolívares por la cobertura de los sucesos en la cárcel del Rodeo, en junio. La situación económica y jurídica asfixió a la televisora, que confirmó esta semana los rumores sobre la “venta obligada” que se hará a Juan Domingo Cordero, transacción que se terminará de negociar después de las elecciones presidenciales del 14 de abril.

El año 2013 ha estado marcado por la ausencia física de Chávez, pero su presencia mediática se ha mantenido a través de las repeticiones de sus discursos. En su nombre también se han hecho anuncios importantes, como el lanzamiento de la Televisión Digital Abierta a la que tendrán acceso VTV, ANTV, Vive TV, TVES, Telesur, Colombeia y 123, Venevisión, Televen, Meridiano TV y La Tele (excluyeron a Globovisión, Vale TV, Canal i y TV Familia).

En febrero también se informó el cambio del Sistema Nacional de Medios Públicos al Sistema Bolivariano de Comunicación e Información, que estrenó el jueves el programa Diálogo Bolivariano, con el Presidente encargado, Nicolás Maduro. Aún no se ha especificado con qué frecuencia se emitirá. Sólo se ha dicho que participarán desde obreros, campesinos, mujeres y militares hasta empresarios. Se piensa que el espacio sustituirá a Aló, Presidente. Sin duda, el inicio de una nueva era estará marcado por el legado comunicacional de Hugo Chávez.

 

Cambios en las ondas

La repotenciación de la Radio Nacional y YVKE Mundial, el cierre de 34 emisoras de radio de Caracas, Zulia, Táchira, Valencia y Falcón (entre ellas el circuito CNB), la amenaza de cierre que se cernió sobre otras 240 estaciones y la creación de cerca de 300 radioemisoras comunitarias afectas al oficialismo son parte de las medidas que marcaron al medio radial durante los últimos 14 años.

El investigador Óscar Lucien dice que esas medidas no han sido hechos aislados, sino que forman parte de un plan sistemático de cerco a los medios libres e independientes. “El Estado ya no opera con sanciones directas sino a través de la ley, entonces el propio prestador del servicio se inhibe. Hemos visto cómo la programación de las emisoras de radio se ha reacomodado, por ejemplo, se han suprimido los espacios de opinión y se han sustituido por hilos musicales. Son muchos los anclas que han perdido sus puestos de trabajo”.

El coordinador de la línea de Educación, Comunicación y Medios del Ininco, Gustavo Hernández considera positivo el surgimiento de las estaciones comunitarias, aunque critica que esas emisoras hayan desvirtuado su función por la abrumadora presencia del oficialismo en la programación.

“Uno de los principios de la radio comunitaria es que sea autosuficiente, que no sus recursos no vengan del Estado ni de los medios privados, y sabemos que eso no ocurre aquí, porque tienen entre sus principios la promoción del socialismo”, agrega Lucien.