• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Aunque no tuve un año de preparación, estoy lista para el Miss Mundo”

“Voy tranquila, a conocer un nuevo país y dispuesta a descubrir su gastronomía”, expresa Soto sobre sus expectativas de Indonesia | CORTESÍA ORGANIZACIÓN MISS VENEZUELA

“Voy tranquila, a conocer un nuevo país y dispuesta a descubrir su gastronomía”, expresa Soto sobre sus expectativas de Indonesia | CORTESÍA ORGANIZACIÓN MISS VENEZUELA

La representante venezolana viajará mañana a Indonesia para participar en el certamen internacional el 28 de septiembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Karen Soto sigue al pie de la letra el guión. Sus respuestas son breves y estudiadas. Prefiere no revelar mucho, antes de pecar por locuaz. Así mantiene ocultos detalles como el color del traje de gala de Nidal Nouaihed que lucirá en el Miss Mundo o el baile de tambores que hará en la prueba de talento del certamen que se celebrará en Indonesia.

Apenas han transcurrido tres semanas desde su elección como reina nacional en una ceremonia celebrada en el estudio 1 de Venevisión, pero ya mañana tendrá que volar al país asiático para empezar a participar en las actividades que servirán de antesala a la ceremonia final, el 28 de septiembre. “Aunque no tuve un año de preparación, estoy súper lista. Tengo como ventaja que participé en el Miss Venezuela 2010 como representante de Costa Oriental. Lo único que hacía falta durante estos días era barrer lo malo”, expresa.

Por estos días la marabina de 21 años de edad ha recibido clases intensivas de maquillaje, peinado, oratoria y pasarela. Osmel Sousa le ha dicho que está muy contento con los resultados que ha mostrado. “Él está muy satisfecho. Con respecto a mi imagen, el prototipo que llevaremos al Miss Mundo de este año será el de una mujer bien morena de ojos verdes, y por eso me broncearon la piel. Aunque está enfocado en mis ojos, tampoco es lo único que tengo… ¡No soy tan fea! Todo lo que tengo lo vamos a usar”, dice la estudiante de Comunicación Social.

Soto confiesa que aún no sabe cuántas maletas llevará y asegura que la organización ha sido más difícil este año por la ausencia de María Kallay, que era quien se encargaba de los viajes de las misses. “Empacaremos todos los cambios necesarios para los 28 días que estaré allá. Llevo muchos trajes de coctel, zapatos, todo lo necesario para mantenerme de punta en blanco, como lo hacemos siempre las venezolanas”.

Sobre la prueba de talento, explica que la coreografía fue creada por Eric Marchán: “Tenía que ser algo relacionado con el baile porque soy muy buena haciéndolo. Si llegan a verlo se van a sorprender de todo lo que puede hacer una miss. El tambor es muy sabroso. Les va a encantar. Usaré un traje típico diseñado por Nidal, muy llamativo, con muchas plumas”.

Durante su estadía en Indonesia, la Miss Venezuela Mundo 2013 estará entre Yakarta y Bali. “Estoy muy emocionada porque hace poco estuve en el aniversario de la embajada de ese país, conocí a mucha gente y me trataron genial. Me hablaron sobre la cultura y sobre las playas. ¡Ya quiero conocerlas! No estoy preocupada por las comidas porque afortunadamente tengo un buen metabolismo. Voy tranquila, a conocer un nuevo país y dispuesta a descubrir su gastronomía”.

Soto todavía no sabe si su madre podrá acompañarla en la gala final: “No se ha decidido si mi familia viajará, mi mamá tiene muchas ganas de ir. Osmel seguro estará allá, llegará unos días antes de la ceremonia. Eso me da mucha confianza porque sé que él va a estar cerca y muy pendiente de todos mis pasos”.


Sin bikinis

La edición más reciente del Miss Mundo tendrá una excepción: no habrá desfile en bikini. La decisión fue tomada por los organizadores a petición de los indonesios, que profesan la religión musulmana y pidieron cancelar esa actividad por no estar de acuerdo con la exhibición del cuerpo de las mujeres.

“El desfile no será público, sino privado, para el jurado. Se usará una pieza completa con pareo. Estoy de acuerdo con la decisión porque considero que hay que respetar la cultura y religión de cada país. Nosotras vamos como invitadas y no podemos cambiarles su forma de pensar”, señala Karen Soto.

La presidenta de la Organización Miss Mundo, Julia Morley, expresó anteriormente en un comunicado: “Nos gusta trabajar con respeto a cada país y no veo por qué uno no deba comportarse de manera distinta cuando visita otra nación”.