• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Casi 500 millones pueblan la patria de la Ñ en una veintena de países

Desde la época de La celestina, la influencia de una tradición cultural que se entiende en español se extiende de forma indetenible. Hoy es la esperanza del mercado editorial iberoamericano 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La conmemoración del Día del Idioma y del Libro propicia la reflexión sobre el valioso capital cultural que representa el castellano como fuerza integradora de los 21 países que lo tienen como lengua oficial y como propulsor del desarrollo de la industria editorial, tan vapuleada últimamente por la crisis del euro. Y es que el desarrollo de este idioma está unido al encuentro entre el Viejo y el Nuevo Mundo: es pasado y futuro.

El mismo año en que Cristóbal Colón llegó a América, Antonio de Nebrija publicó la primera Gramática de los idiomas europeos modernos. Allí el humanista afirmaba que aquello que había sido el dialecto vulgar de Castilla sería el idioma que aprenderían los demás pueblos de la península –“por estar ya nuestra lengua tanto en la cumbre”–. Ni ese siglo ni el siguiente ocurrió lo que Nebrija predijo en 1492, en el prólogo del texto dedicado a Isabel I, pero conforme el imperio de los Reyes Católicos se extendió sobre los territorios de ultramar, su lengua se convirtió en su manifestación cultural más categórica.

A la unificación del castellano como lengua imperial contribuiría también la promoción de la lectura a partir de la introducción en España de la imprenta de tipos móviles. El primer libro en editarse con ese sistema fue El sinodal, en Segovia, en 1472. La celestina de Fernando de Rojas, editada en 1499, evidencia la presencia de una tradición fuerte alrededor del castellano como centro de la cultura cotidiana. Para 1500 se habían publicado en España más de 800 títulos y en las siguientes 2 décadas el total subió a 1.300, lo que la convirtió en una de las industrias editoriales más fértiles de la época.


Cumplir la historia. Más de 500 años después de la Conquista por fin se cumple el vaticinio de Nebrija: el castellano es la segunda lengua más hablada del mundo –la primera es el mandarín– y también el segundo idioma de comunicación internacional. En la actualidad hablan castellano más de 495 millones de personas, incluidos los hablantes nativos, los de dominio limitado y los que lo aprendieron como lengua extranjera. Se calcula que en 15 años la cifra crezca a 535 millones y que para 2050 sea de 550 hablantes, según estadísticas del Instituto Cervantes, organización que se encarga de la promoción del idioma en el mundo. Y parece estar haciendo bien su trabajo, pues por lo menos 18 millones de personas estudian el castellano como lengua extranjera. Entre 1993 y 2011 el número de matrículas de español en los Centros del Instituto Cervantes del mundo se multiplicó por 13 y la demanda no cesa: entre 2010 y 2011 la matrícula aumentó 8% en relación con el período anterior.

El interés creciente que tienen habitantes de todas partes del planeta no sólo por aprender la lengua común a más de dos decenas de países sino también por conocer su literatura es una oportunidad que la industria editorial intenta aprovechar a su favor. Las empresas españolas relacionadas con el ramo tienen 162 filiales en casi una treintena de naciones, de las cuales más de 80% se encuentra en Iberoamérica.

Por la proyección de crecimiento del castellano –se calcula que en cuatro generaciones 10% de la población mundial se comunicará en este idioma–, las oportunidades del negocio editorial aumentan en todas partes; por ejemplo, en Estados Unidos –que en 2050 será el primer país hispanohablante del mundo– comienzan a imponerse editoriales independientes que intentan satisfacer la demanda de publicaciones de calidad en español, como Orinoquia y Pinto Books, entre otras.


El dato

18 millones de personas estudian castellano como lengua extranjera. Entre 1993 y 2011 el número de matrículas en los Centros del Instituto Cervantes del mundo se multiplicó por 13 y la demanda no cesa: entre 2010 y 2011 la matrícula aumentó 8% en relación con el período anterior


Las cifras

162 filiales de empresas españolas en el mundo editan libros en castellano, repartidas en casi una treintena de naciones. Más de 80% de esas compañías está en Iberoamérica.

535 millones de personas hablarán castellano en 2050, incluidos los hablantes nativos, los de dominio limitado y los que lo aprendieron como lengua extranjera.


Academias de aniversario

La Real Academia de la Lengua Española se fundó en 1713 con el objetivo de normar el uso del castellano. Si al cabo de tres centurias muestra una proyección y un ímpetu renovador se debe a que en las últimas dos décadas se ha impuesto una vocación panamericanista que promueve las investigaciones de académicos en los capítulos nacionales para tender puentes entre las dos orillas de la patria de la Ñ. Así nació la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Los  ejemplos más palpables de esta vocación unificadora comenzaron con la edición del primer Diccionario de americanismos, en 2007, y con la introducción de vocablos de diversas partes del mundo en el DRAE. Justo este mes, los profesores venezolanos Luis Barrera Linares y Lucía Fraca se encuentran en Madrid en representación de la Academia Venezolana de la Lengua ante la Comisión Permanente de la Asociación y la RAE. Barrera Linares coordina en el país la Comisión de Lexicografía, que junto con representantes de las 22 academias de la lengua española lleva más de 2 años trabajando en la próxima edición del DRAE, que se publicará en 2014.

“Nuestra aspiración es que en esta ocasión se incremente en el DRAE el número de venezolanismos y americanismos. Es un asunto de identidad y autonomía lingüística. Por ese motivo también tenemos la tarea de revisar minuciosamente el actual Diccionario de americanismos, para su próxima edición”, dice Barrera Linares.

Además del Aniversario de la RAE, este año la Academia Venezolana conmemora que el 10 de abril de 1883 se reunió por primera vez. Con 130 años, la institución está en constante renovación, por lo cual es una continua fuente de buenas noticias. El 1° de abril se ratificó a su junta directiva para un segundo período con Francisco Javier Pérez en la presidencia. La organización se prepara para celebrar hasta abril de 2014.