• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Jairam Navas: El amor de mi familia me hace querer estar aquí

Jairam Navas / Raúl Romero

Jairam Navas / Raúl Romero

La animadora, que se formó en Puma TV, regresó hace casi dos años al país después de fijar su residencia en Holanda. Inicialmente vino para disfrutar unas vacaciones, pero la estadía se prolongó con las ofertas de trabajo y por el contacto con sus allegados 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace más de una década Jairam Navas cambió su estabilidad profesional como animadora del desaparecido canal Puma TV, por amor. La locutora, que se especializó en entrevistas a intérpretes del rock, se mudó a Holanda con su novio de ese momento y allí tuvo que empezar desde cero.

Sin ningún tipo de conexiones, a la Reina Internacional del Café 1998 le tocó plantarse en las puertas de casas productoras para que le dieran una oportunidad. Poco a poco consiguió ofertas de trabajo. Fue imagen de productos y obtuvo papeles en series de televisión.

Hace dos años, después de que el edificio donde vivía se incendió, la animadora hizo maletas y se vino cinco meses de vacaciones a Venezuela. Pero el pasaje de regreso se quedó en stand by luego de que aceptó reencontrarse con Romina Gentilini (ex compañera de Puma TV) en la animación de Tu Generación, que salió al aire por Hot 94.1 FM a los pocos meses.

Después de probar en otra producción radial en el Circuito X, que dejó en diciembre, ahora estará al frente de la nueva etapa del programa Pulsaciones de Canal Plus. El espacio de entrevistas se enfocará no sólo en el deporte, sino también en el entretenimiento. Dayra Lambis y Anaís Vivas serán las primeras invitadas de la producción, que se estrenará en los próximos días, junto con la nueva imagen de la señal.

—¿Ha sido difícil encontrar la oferta de trabajo ideal en Venezuela?

—He recibido muchas oportunidades, pero ésta es la que más se acerca a lo que soy. He tenido que sacrificar mi ego y me he retirado de varios proyectos para no aceptar trabajos que cambien mi esencia. Por eso preferí dedicarme a la labor social o a proyectos como Pónganlo, un lugar de contenidos en Internet que recopila la historia de RCTV, del que soy parte del comité de edición y producción.

—Después de diez años fuera del país, ¿cómo encontró la movida del entretenimiento?

—Me ha costado mucho porque gran parte de las personas con las que trabajé ya no están. Ahorita todos son nuevos y se preguntan: “¿Quién eres tú?”. Pero yo volví con otra mentalidad, quiero que las cosas que haga muestren lo más honesto de mí. Por eso ha sido un poco difícil la adaptación.

—¿A qué se refiere?

—Muchas veces aquí se le da más importancia a tener un carro que a cultivar el espíritu. Me siento extraterrestre en ese sentido. Todo el mundo me dice que por qué no me voy. Es cierto que he vivido momentos en los que provoca salir corriendo. Políticamente hablando, da miedo y ganas de llorar. Pero la conexión con la gente y el amor de mi familia me hace querer estar aquí y ahora.

—¿Es definitivo su regreso?

—Ahora más que nunca necesitamos en el país a personas que amen esta patria, porque de lo contrario nos vamos a hundir. Tengo la nacionalidad holandesa y tuve que emigrar oficialmente porque lo que eran unas vacaciones se convirtió, por los momentos, en una vida.

—Tampoco le fue mal en Holanda…

—No, no me puedo quejar. Logré conseguir un mejor trabajo, un excelente nivel de vida, hablar el idioma… pero no encontré familia.

—¿Cuál fue su trabajo más reciente allá?

—Estuve en una serie que es un remake de Everybody Loves Raymond. Cuando eres latino y eres pareja de un holandés te asignan a un tutor que se asegura de que aprendas la cultura y el idioma de ese país. Él se encargó de ubicarme los contactos para que no me quedara sin trabajo, porque en Holanda hay un detalle: uno gana según la edad. Pero para poder competir tienes que prepararte mucho y tener muchos conocimientos, porque un holandés promedio habla cinco idiomas.

—¿Qué papel interpretó?

—Era un personaje corto, de una latina. Fue gracioso porque no soy muy voluminosa y ellos querían que yo fuera como una Sofía Vergara. Ahí descubrí que la simpatía puede ser tan sexy como cualquier atributo físico.


EPIGRAFE

“Trabajando para una serie en Holanda descubrí que la simpatía puede ser tan sexy como cualquier atributo físico”

Foto RAÚL ROMERO


@andremars


anmartinez@el-nacional.com