• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La agonía del iPod

Fue en 2001 cuando el iPod salió del horno | Archivo

Fue en 2001 cuando el iPod salió del horno | Archivo

El walkman del siglo XXI, que generó un cambio drástico en los modos de distribución de música en el mundo, todavía no ha llegado a quinceañero y ya pareciera estar preparando su despedida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pronto se cumplirá una década de la aparición del iPod, el dispositivo que dividió en dos la historia de Apple a tal punto que la obligó a suprimirse el apellido de ‘computer’. La Mac, que celebrará este año su cumpleaños número 30, representó una revolución tecnológica sin los niveles de popularidad que se esperaban, hasta que el aparatico plateado, el walkman del siglo XXI, abrió las puertas al público masivo de ese ecosistema que era solo territorio de geeks.

Fue la afición por la música y el deseo de llevar “mil canciones en el bolsillo” –la frase con la que lo presentó el propio Steve Jobs– lo que sedujo a las millones de personas que empezaron a comprar prácticamente todo lo que ofrecía la compañía que el fallecido genio de las computadoras fundó con dos colegas en un garaje a finales de los años setenta.

No es casualidad que Jobs, el filme que protagoniza Ashton Kutcher, comience precisamente por ese histórico episodio. Fue en 2001 cuando el iPod salió del horno, pero en ese entonces solo se vendieron 400.000 unidades. En 2004, un año después de que abriera la tienda virtual iTunes, se volvió compatible con otros sistemas operativos –Windows, por supuesto– y eso multiplicó las ventas hasta superar la cifra de 4 millones.

La posibilidad de llevar una discoteca entera portátil al alcance del click, con una interfaz simplísima, lo convirtió rápidamente en un pan caliente: en 2008 había pasado de 54 millones de ejemplares vendidos, lo que representó 42% de las ganancias de la empresa. Actualmente solo le aporta 1,6%, lo cual es una migaja si se compara con la porción de mercado que ha conquistado la Mac, el iPad y, por encima de todos, el iPhone.

“Todos sabemos desde hace algún tiempo que el iPod es un negocio en declive”, ha declarado Tim Cook, CEO de Apple. La diversificación de presentaciones –mini, nano o shuffle– no permitió mantenerlo como un producto rentable.
 
La era del streaming. Por varios años, el iPod y el iTunes representaron un alivio para una industria discográfica en decadencia gracias a su virtud de seducir a melómanos que buscaban alternativas a la piratería. Pero ahora no solo el aparato está de salida. Algunos han vaticinado la caída de las descargas y han decretado la era del streaming, el formato que obliga a verlo y escucharlo todo online.

Marc Geiger, representante de la William Morris Endeavor, agencia de talento más poderosa del mundo, vislumbra en 10 años “una industria de gigantes, en la que mandarán aquellas plataformas que superen los 500 millones de clientes”.

Geiger cree que los archivos se han convertido en una molestia, por lo que opciones como Spotify, plataforma que no ha llegado a Venezuela, empiezan a lucir más apetecibles. De acuerdo con Nielsen Soundscan, que contabiliza las ventas en Estados Unidos, hasta la tercera semana de enero el mercado de descargas perdió casi 12% en el caso de las canciones y más de 13% en el de los álbumes, en comparación con el mismo período de 2013.

El caso venezolano requiere análisis más complejos que tomen en consideración dos factores: ¿será el streaming una posibilidad en un país con una pésima calidad de conexión de Internet y en el que, desde hace más de una década, está establecido un control cambiario?.

La Cifra

400 millones es la cifra aproximada de iPods que se han vendido en el mundo desde hace una década, según Apple.
 
54 millones de iPods se vendieron en el mundo sólo en 2008, el año del gran repunte de popularidad del dispositivo,
 
42% de las ganancias de Apple representó el iPod a finales de la década pasada. Actualmente sólo aporta el 1.6%.