• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Yuli Angarita compite por la corona cafetalera

Yuli Angarita se preparó durante dos meses para el concurso / Henry Delgado.

Yuli Angarita se preparó durante dos meses para el concurso / Henry Delgado.

La modelo, que fue la primera finalista del Miss Venezuela Mundo 2013, representa al país en el Reinado Internacional del Café

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque Yuli Angarita duda a veces de sí misma, dice que confía en su perseverancia ­­—que define como su mejor cualidad— para ganar hoy el Reinado Internacional del Café, que se celebra en Colombia, durante la Feria de Manizales.

Angarita tiene la responsabilidad de traer al país la cuarta corona cafetalera. Antes que ella lo lograron Jairam Navas en el año 1998, Dayra Lambis en 1999 e Ivanna Vale en 2013. Quien porta el título actualmente es la brasileña Priscilla Medeiros.

Durante su preparación, la primera finalista del Miss Venezuela Mundo 2013 tuvo que aprender sobre el cultivo, la cosecha y el procesamiento del café. Dice que hasta ese momento pensó que era sencillo y no se imaginaba los niveles de dificultad. No ha visitado ninguna zona cafetalera del país, pero está en sus planes.

“Ha sido muy fuerte porque no esperaba participar en ningún concurso. Estaba en Francia y cuando llegué a Venezuela, en octubre, me llamaron y me propusieron representar al país en este certamen. ¡Acepté encantada!”, afirma la modelo, quien lucirá un traje de Hugo Espina.

—Estuvo un año en Francia. ¿No subió de peso cuando estaba allá? ¿Cuántos kilos tuvo que perder para este concurso?

—Gracias a Dios que tengo un buen metabolismo y no engordé mucho mientras estuve en Francia. Solo tuve que bajar 6 kilos, que no es nada porque he escuchado cuentos de mujeres que tienen que perder 10 o 15.

—¿Qué hizo en Francia?

—Estudié francés y trabajé para una marca japonesa, que ya me convocó de nuevo para este año. También participé en la Semana de la Moda de París, pero fue algo muy breve. Allá es muy complicado abrirse paso en ese mundo porque las mujeres no son flacas, son anoréxicas.

—¿Qué tuvo que reforzar antes del concurso?

—Tengo más de dos meses de preparación. Me he enfocado en el entrenamiento físico, oratoria y también en el conocimiento del café, que para este concurso es lo más importante. Una de las exigencias es que las candidatas conozcan todo el proceso, desde la siembra hasta la cosecha, el consumo y sus beneficios.

—¿Y qué ha aprendido sobre el café?

—De todo. He aprendido, incluso, los niveles de tostado del grano para ser molido. Es un proceso de cinco años. Al igual que mucha gente, pensaba que era más fácil.

—Después del concurso, ¿qué tiene previsto hacer?

—Todo depende de cómo me vaya. Tengo planeado ir a Estados Unidos a estudiar inglés, pero por ahora estoy enfocada en ganar la cuarta corona del café para mi país.