• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Yordano  encuentra alivio  en su música  

Yordano

Yordano

El primer concierto que ofreció ayer en el Teatro Chacao fue un recorrido por gran parte de su carrera artística 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


La fuerza de Yordano está sobre el escenario. La música, sin duda, es su mejor medicina. Lo demostró ayer en el primer concierto que ofreció en el Teatro Chacao, como celebración por los 30 años del lanzamiento del “disco negro”, con el cual dejó de ser Giordano.

No hubo mejor introducción que los acordes de “Por estas calles”. Su silueta apareció en el fondo de la tarima a las 8:20 pm, como una sombra negra sobre luz azul. Un guiño a los colores de ese primer álbum.

Frente al micrófono, se equivocó con la primera estrofa y pidió volver a empezar. Los once músicos lo siguieron con el pulso de una banda de altura.

El público aplaudió con fuerza la estrofa final de “Por estas calles”,  esa que dice  y hay algunos que hasta se lanzan pa’ presidentes. Un comienzo muy emotivo. "Prefiero llorar de una vez. Gracias a todos por el apoyo de esta noche", dijo al tiempo que se excusaba por las lágrimas. No serían las últimas de la noche.

“A la hora que sea”, “Media luna” y “Locos de amor” convirtieron al teatro en un gran coro. El aforo estaba repleto, las 528 personas que lo llenaron le perdonaron los problemas de sonido y los errores en las letras. "La primera noche siempre es la más difícil en todo, ¿no?", bromeó con el público.

La estrofa de “Vivir en Caracas” sirvió de preámbulo a su más reciente trabajo, marcado por el compromiso político. Las imágenes de la capital aparecieron en las pantallas colocadas al fondo del escenario, para retratar la letra de “Manifiesto”, que fue celebrado con aplausos por los asistentes. "Esta canción la presentamos en marzo para aferrarnos a la gente. Fue un momento importante por la situación del país".

Yordano se sintió a gusto en el escenario. “Soy como un Batman rockero”, se rió con el público, refiriéndose a la chaqueta de cuero negra que llevaba puesta. "Pero por dentro sigue estando el mismo". Desde que se enteró de que tiene cáncer no ha sido fácil. “Quiero vivir” fue la canción que siguió en el repertorio. Luego vendrían “Siempre la brisa” y “Llueve sin parar”, que son parte de su último disco. Los primeros diez temas se llevan una hora. Y son 30, en honor a estas tres décadas de celebración.

“Chatarra de amor”, “Algo bueno tiene que pasar”, “No queda nada”. El concierto fue una fiesta por los buenos momentos, una celebración a la vida. “Hoy vamos a salir”, “Aquel lugar secreto”, “Manantial de corazón”. Los ánimos siguieron in crescendo con “Otra cara bonita”, que ganó elogios para Trina Medina.

"Aunque no hay mucho que celebrar, voy a brindar", dijo mientras levantaba su vaso después de cantar un tema que apenas está componiendo: “Qué sería de mí sin ti”.

Este es el primer concierto que Yordano ofrece desde que le diagnosticaron cáncer. La recuperación incluye un trasplante de médula. Y la energía de la tarima lo llevarán a recuperarse pronto.

"Nos vamos recordando de qué estamos hechos", expresó antes de interpretar Madera fina. Fue el último tema antes del bis. “Locos de amor” en clave rock cerró el concierto, con una frase de los Rolling Stones en las pantallas: “Hasta la próxima vez que digamos adiós”.

Salud, Yordano.



EPÍGRAFE


“Nos vamos recordando de qué estamos hechos", dijo antes de interpretar “Madera fina”. Fue el último tema de la noche


Yordano

Cantautor